Ciencia solidaria: masivo ofrecimiento voluntario de becarios del CONICET para combatir el virus

Se trata de una convocatoria lanzada en los últimos días para que científicos y técnicos del instituto argentino trabajen en fortalecer medidas de prevención e investigación sobre la pandemia.

1481

En una muestra más de solidaridad y compromiso en un momento de suma delicadeza, centenares de científicos y científicas del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) se han ofrecido como voluntarios a prestar servicio ante cualquier requerimiento que imponga el avance del coronavirus en Argentina. La convocatoria fue divulgada en los últimos días y ya lleva más de seiscientas firmas de becarios y becarias del centro científico argentino.

La iniciativa partió de integrantes del CONICET, quienes buscan ofrecer al Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación un refuerzo sólido de profesionales ante del desafío del Estado argentino para combatir la pandemia.

«Agradecemos a las decenas de becarios, técnicos, investigadores y profesores que se ofrecen para realizar determinaciones diagnósticas para Coronavirus COVID-19. La ciencia argentina al servicio de la salud de todos nuestros compatriotas», fueron las palabras del ministro de Ciencia, Tecnología e Investigación de la Nación, Roberto Salvarezza.

En tanto, la convocatoria surge en sintonía con la creación de la Unidad Coronavirus COVID-19, que integrarán el propio Ministerio, el CONICET y la Agencia de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Productivo y la Innovación, y coordinará las capacidades de institutos y centros de investigación, universidades y empresas de base tecnológica locales.

«Todo esto surge como una iniciativa para pensar desde el CONICET qué podemos hacer frente a este problema. Cuando largamos la primera convocatoria fue emocionante la respuesta, no hay otro adjetivo. Es emocionante porque no damos abasto para contestar a tantos investigadores, becarios, personal de apoyo», dijo a Contexto Jorge Geffner, docente universitario e investigador superior del CONICET, y parte del equipo coordinador de estas redes de apoyo surgidas en el último tiempo.

«Obviamente, vamos a esperar la necesidad que surja desde el Ministerio de Salud. Si el Ministerio nos dice que necesitan extender tareas de testeos, de diagnósticos y otras operaciones de capacidad técnica, se formarán equipos que tienen experiencia en el manejo pertinente. Así que sería un enorme avance si nos convoca Salud», agregó Geffner

La idea es que el documento de convocatoria logrado por los diferentes organismos llegue tanto a la entidad ministerial conducida por Salvarezza como al ANLIS-MALBRAN, «para servir como repositorio de profesionales dispuestos a prestar servicio si la pandemia COVID-19 así lo requiere».

Geffner señaló que hay varios proyectos aún por articular con otros espacios, como casas de estudio universitarias de ciencias exactas, para trazar mapas matemático-epidemiológicos y ver la evolución de la pandemia en territorios regionales, entre otros estudios.