La Universidad Nacional de La Plata (UNLP) reconoció este viernes a Dora Barrancos como doctora Honoris Causa, la máxima distinción de la casa de estudios. La entrega fue en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación y contó con la participación del presidente de la UNLP, Fernando Tauber, quien estuvo acompañado por la prosecretaria de Derechos Humanos de la UNLP, Verónica Cruz, los decanos Ana Julia Ramírez (Humanidades) y Néstor Artiñano (Trabajo Social), y el vicedecano de Periodismo, Pablo Bilyk. La profesora Ana Barletta, integrante de la Comisión Provincial por la Memoria, fue la moderadora del acto.

barrancos: «Las universidades están apegándose a nuevos derechos. Las interpelaciones deben significar nuevas leyes».

También estuvieron presentes la titular del Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia, Estela Díaz, y la directora electa del Conicet La Plata, Gloria Chicote.

Barrancos, quien se mostró emocionada por la distinción, destacó que «esta universidad fue pionera en luchas populares y por los derechos humanos». «La historia de la ciencia es patriarcal, varones ilustrando a otros varones, muchas veces con violencia. La historia fue insidiosa en el no reconocimiento de la mujer, pero hemos recorrido un largo camino y creo que el conocimiento se ha ido adecuando; todas las especies evolucionan y nosotros también», resaltó la socióloga e historiadora feminista.

«Las universidades están apegándose a nuevos derechos. Las interpelaciones deben significar nuevas leyes y en ese sentido la Ley de Identidad de Género fue un logro significativo», reconoció Barrancos.

En ese sentido, propuso avanzar con «pasos gigantes, de mucho coraje, para cambiar los contenidos curriculares en todas las ramas; si la biología o la medicina siguen hablando del sexo genérico, no avanzamos nada». «Las universidades tienen que hacer estos cambios, estos giros, y debe haber una observación de las curriculas», concluyó.

Por su parte, Tauber resaltó que «es un orgullo poder homenajear a esta mujer, por todas sus condiciones políticas, por su desempeño como docente y su rol de incansable defensora y constructora de derechos».

TAUBER: «Tenemos aún mucho por aprender, pero queremos ser una universidad feminista y nos responsabilizamos en este camino para lograrlo».

«Tener una científica defensora de los derechos humanos, actora clave de la política argentina, una voz fuerte en los peores momentos que atravesó nuestro país, son los fundamentos más importantes de este homenaje», agregó.

«Tenemos aún mucho por aprender, pero queremos ser una universidad feminista y nos responsabilizamos en este camino para lograrlo», concluyó.