En medio de la propagación a nivel mundial y ahora nacional del COVID-19 (coronavirus), el gobierno de la provincia de Buenos Aires decretó el estado de emergencia sanitaria por el término de 180 días.

A través del Decreto 123/20, el gobernador Axel Kicillof suspendió todo evento cultural, artístico, recreativo, deportivo y social de participación masiva por el plazo de quince días. Este plazo podrá ser prorrogado según recomendaciones del Ministerio de Salud. Solamente se realizarán, sin público, aquellas actividades cuya reprogramación resulte imposible.

«El Ministerio de Salud podrá instrumentar las medidas necesarias para actuar de manera eficiente y detectar casos sospechosos tempranamente, como así también monitorear brotes y contribuir a la prevención», se estableció en un comunicado oficial.

Además, Kicillof facultó a todas las dependencias de la Administración Pública provincial a establecer modalidades de trabajo flexibles para responder a los contagios del virus. La normativa faculta a la autoridad sanitaria a «suspender las licencias anuales del personal que preste servicio en los establecimientos hospitalarios de la Provincia y a resolver la contratación de personal temporario». Es decir, se busca disponer de todos los trabajadores posibles, incluso los que se encuentren de vacaciones.

En otro orden, Gobernación comunicó que se encuentra disponible para llamar el número 148, que atiende las veinticuatro horas a todas aquellas personas con síntomas o dudas sobre la enfermedad y su propagación.

Ayer el Ministerio de Salud de la Nación registró los primeros tres casos autóctonos, es decir, de contagio entre personas radicadas en el país que no han venido del exterior. En total son treinta los casos confirmados. Ante esta situación, Alberto Fernández decretó la emergencia sanitaria en todo el país por un año y la obligatoriedad de la cuarentena para los argentinos que aterricen en el país provenientes de las zonas más afectadas por la pandemia, que incluye todos los países de Europa, Estados Unidos, Corea del Sur, Japón, China e Irán.

Al cierre de la jornada, el presidente habló en cadena nacional.