Crece el rechazo dentro del ámbito de la producción agropecuaria hacia la medida de fuerza llevada adelante por la Mesa de Enlace, que paralizó la comercialización del sector a modo de protesta contra el aumento del 3% en las retenciones a la soja. La iniciativa del gobierno –que ahora llevará del 30% al 33% el impuesto al derecho de exportación– fue contestada con un lockout por parte de la entidad que nuclea a los principales organismos del sector rural.

No obstante, a tan solo noventa días de iniciada la gestión del Frente de Todos, esta medida de fuerza –que terminó anoche a las 12– fue vista con repudio y rechazo por buena parte de los productores agropecuarios, que ven como un gesto «oportunista» el rumbo de confrontación que adoptó la Mesa de Enlace.

«Federación Agraria Tandil le dice NO al Paro Agropecuario. Ni siquiera las Bases de la Entidad fueron consultadas. Sostenemos que por medio del diálogo llegarán las mejoras para el Sector Productivo», fueron las palabras que difundieron a través de las redes desde la seccional de Tandil de la Federación Agraria Argentina (FAA), entidad que generó fuertes disidencias frente a su conducción.

Cabe señalar que la FAA, a cargo de Eduardo Buzzi, determinó la libertad de acción de sus bases frente al paro. Nélida Sereno, titular de la delegación de Tandil, sostuvo: «Arriba del 70% de las bases de la provincia de Buenos Aires no adhirieron al paro».

En ese sentido, el sector que mayor resistencia opuso a la medida de fuerza fue Bases Federadas, entidad que integra la FAA pero que generó una fuerte fricción con la conducción, al punto de plantear el alejamiento definitivo. «Advertimos que es una convocatoria de escritorio y aire acondicionado, empujada por oportunistas y aprovechadores que levantan falsas consignas frente a los problemas reales de los chacareros», fue la dura declaración de esta entidad frente al lockout.

A través de un comunicado, expresaron: «Esta maniobra deja en blanco sobre negro la realidad del ‘campo argentino’: no todo es igual. Los que nos ocupamos de trabajar la tierra no nos prestamos a que en nuestro nombre se nos utilice para un corso que busca espacio mediático y está alejado de la verdad».

Durante la jornada del lunes pasado, previo al inicio de la medida de fuerza, ingresaron al Mercado de Liniers en el barrio de Mataderos 2.516 animales para su venta. En tanto, en los puertos rosarinos se registró la presencia de 4.324 camiones con granos. Desde varios sectores observaron este movimiento como un gesto «oportunista» para aprovechar ventas, ya que las guías de traslado fueron sacadas el viernes pasado.

En el plano bonaerense, el ministro de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, mantuvo diálogos y acercamientos con los medianos y pequeños productores rurales del distrito. «La mayoría de los productores de la provincia está en una situación peor de la que estaba hace cuatro años. Algunas producciones están en una crisis abierta y clara, como es el caso de la lechería y de la producción porcina; y en otros casos la producción de granos y ganadera, donde los pequeños y medianos productores también están en una situación peor», manifestó Rodríguez semanas atrás, en diálogo con Télam.