Fue en el marco del encuentro Mujeres Argentinas en el Gobierno, organizado por la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) en el mes de la mujer trabajadora. Alberto Fernández aseguró que su gobierno tiene «el imperativo moral de construir una sociedad igualitaria, sin discriminados, sin perseguidos, sin descalificados y donde todos tengan las mismas oportunidades, cualquiera sea su género».

La actividad que puso el foco en la equidad de género contó con la participación de la primera dama, Fabiola Yañez, el síndico general de la nación, Carlos Montero, y las ministras Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres, Géneros y Diversidad), Sabina Frederic (Seguridad), Marcela Losardo (Justicia y Derechos Humanos) y María Eugenia Bielsa (Desarrollo Territorial y Hábitat).

También fueron parte la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño; la interventora del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (INADI), Victoria Donda Pérez; la titular de la Dirección General Impositiva (DGI), Virginia García; y la presidenta del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), Susana Mirassou.

El presidente aseguró que «en los inicios del siglo XXI es imperdonable vivir en una sociedad que soporte y tolere esas cosas si no es a costa de la vergüenza propia», y ratificó su compromiso: «Como a mí no me gusta vivir avergonzado, voy a hacer todo lo posible para que eso se termine».

En ese sentido, destacó que «no es una cosa simple que se resuelve por ley. Es una cultura que hay que cambiar, es una prédica de años, son costumbres arraigadas», por lo que convocó a los hombres a «asumir el desafío» del «aprendizaje de respeto a la diversidad de género».