Los reclamos por la «pesada herencia» del macrismo en educación no cesan. En este caso, la Escuela Primaria Nº 108 del barrio platense de Ignacio Correas volvió a pronunciarse contra el abandono de la gestión municipal de Julio Garro y la ex gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, debido a obras decisivas para el establecimiento que nunca fueron finalizadas. Hoy se movilizarán una vez más para demandar una solución.

Organizada por padres y madres de alumnos de esa institución, junto con el apoyo de autoridades del lugar, la demanda lleva un año de vigencia, pero todavía no obtienen respuestas de la gestión local, que, una vez más, brilla por su ausencia en los barrios periféricos.

Ayer mismo el ciclo lectivo no pudo iniciar ya que las clases se suspendieron debido a problemas como la falta de agua, el incumplimiento con el mobiliario requerido desde hace meses, entre otros puntos.

«La asamblea se realizó ayer y hoy vamos a movilizar a la Municipalidad. Consideramos que el mayor conflicto es por las obras inconclusas, porque si no se terminan nada es posible. De allí nos vamos a dirigir a la Subsecretaría de Educación, donde vamos a presentar un acta donde vamos a pedir que por favor nos resuelvan el tema del mobiliario y agua potable», expresó Soledad, madre de un estudiante del establecimiento y una de las principales impulsoras del reclamo.

Las obras de refacción permanecen pendientes desde principios de 2019, período en que comenzó el calvario de la comunidad de la Escuela Nº 108. Cabe recordar que la firma de la licitación para el proyecto fue concretada en octubre de 2018 y las obras empezaron en enero, a cargo de la empresa Eclosa MHM S.A., por un monto de 10.300.000 pesos. Estaba previsto que durasen 120 días; no obstante, la mayor parte de la escuela sigue afectada por la ampliación.

Ante estas dificultades, las autoridades unificaron los cursos por la falta de aulas, las y los alumnos comen donde estudian porque no hay comedor, no hay espacio para realizar las actividades de educación física y deben usar baños químicos ubicados en el patio. Queda pendiente también, luego de la finalización de aulas, baños y salas de docentes, la construcción de un comedor.

«El reclamo ya lo venimos haciendo desde febrero del año pasado, cuando nos habían dicho que las clases iban a iniciar tres de las unidades pedagógicas. Primero, segundo y tercero, a la mañana; cuarto, quinto y sexto, al otro turno. A partir de ahí empezamos a intentar apurar la obra porque necesitamos que los chicos vayan ocho horas; tuvimos que hablar con la inspectora para eso. Ahí empezaron a unificar los cursos, incluso con chicos cursando en el comedor, donde tampoco había gas», agregó Soledad.

Los reclamos fueron múltiples a lo largo del último año para poder concretar obras como la instalación de gas y calefacción, que estuvo frenada durante meses. Este año, las refacciones siguen pendientes. A partir de las 11 de la mañana, la comunidad de padres, acompañados por trabajadores y representantes gremiales, marcharán hacia el Palacio Municipal para exigir respuestas a Julio Garro.