La represión hacia trabajadores callejeros por parte de Horacio Rodríguez Larreta no se detiene. En esta ocasión, fue el caso de Hadji Mansour Thiam, vendedor senegalés, quien debió ser asistido por el SAME por graves heridas en la cabeza y piernas, producto de golpes ocasionados por decenas de policías en Cuenca y Avellaneda, en el barrio de Flores, una de las zonas de mayor condensación de venta ambulante.

El episodio fue registrado este viernes por vecinos que se acercaron a filmar con celulares el operativo y respaldar a los vendedores. Según informaron, las fuerzas de seguridad «secuestraron celulares» de la gente que se encontraba allí.

«Siguen los detenidos y heridos por represión crecen en Once y Flores. La policía secuestra celulares y amenaza a vecinos y vendedores que filman el vandalismo policial», manifestaron ayer desde la agrupación Vendedores Libres, organizada entre los propios trabajadores para denunciar la persecución permanente a ese sector.

«Los golpes hicieron que el compañero quedara inconsciente, pero por suerte aparecieron vecinos que lo rodearon e impidieron que se lo llevaran, porque en ese mismo estado se lo querían llevar detenido. Fue trasladado con heridas por el SAME al Hospital Álvarez. Para generar impunidad, los efectivos de CABA, de manera muy organizada, están secuestrando los celulares de los vecinos que filman estos operativos, amenazándalos con llevarlos presos», expresó el referente de vendedores Libres, Omar Guaraz.

Una semana antes, otro grave hecho fue denunciado por la organización, debido a la detención y tortura de un vendedor ambulante que fue detenido y trasladado a la Comisaría 7ma del barrio porteño de Once, donde, según denunciaron, le «quemaron las manos con una pava hirviendo».

«Luego de la tortura a un vendedor en Once a quien quemaron todos los dedos de su mano en ex Comisaria 7°, ubicada en Lavalle y Pueyrredón, Larreta insiste en usar el terrorismo estatal contra vendedores ambulantes, que aumentaron, producto del plan económico de pobreza y exclusión, durante los cuatro años de gestión de Mauricio Macri», resaltaron desde Vendedores Libres.

Cabe recordar que, según los registros de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), la venta callejera aumentó un 126% en 2019, solo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Según el relevamiento, los puntos de mayor concentración de venta callejera en CABA se detectan en Av. Avellaneda, Av. Rivadavia, Av. Pueyrredón, Zona Liniers, Zona Once, Av. Corrientes, Perú, Av. Santa Fe, Av. Córdoba, Av. Cabildo, Av. Juramento, Zona Microcentro, Av. 9 de Julio, Avenida de Mayo, Av. Callao y Lavalle.