Los gremios que integran el Frente de Unidad Docente Bonaerense respondieron de modo dispar a la oferta de aumento salarial del 16,6% por parte del gobierno para el primer semestre del año. Sin embargo, eso le alcanzó a la gestión de Axel Kicillof para un apoyo mayoritario a fin de cerrar la discusión salarial hasta junio.

Tras la realización de sus congresos de secretarios generales, Suteba -el gremio de mayor representación- la aceptó, mientras que la FEB y Udocba, que le siguen en cantidad de representados, la rechazaron. Sadop (privados) y AMET (técnicos) también dieron el sí. Por fuera del FUDB, UPCN y UDA también aprobaron y ATE aún no lo había definido.

Suteba aceptó la propuesta que acercó el jueves la gestión de Kicillof «por amplísima mayoría», informaron en un comunicado, y asimismo dieron el mandato al Congreso de la Cgera -el gremio de mayor alcance a nivel nacional- para aceptar la propuesta del gobierno nacional.

«Toda la resistencia y la lucha que llevamos adelante hoy se plasma en poder empezar a construir de otra manera. Durante 4 años tuvimos que defender la Escuela Pública, las Organizaciones Sindicales y a lxs Trabajadorxs. Orgullosamente podemos decir que el SUTEBA, en conjunto con el Frente de Unidad Docente Bonaerense, pudo resistir por la Escuela Pública, defendiendo los derechos de lxs Docentes y de nuestrxs pibxs», afirmó el secretario general del gremio, Roberto Baradel.

Sadop, en tanto, consideró que la oferta «es una mejora» respecto de la que tuvieron en 2019 y destacaron que «deja abierta la posibilidad de seguir discutiéndose la paritaria», ya que el gobierno se comprometió a reabrir la negociación en caso de que la inflación supere los montos acordados. «Es un primer paso para seguir construyendo de otra manera la estructura del salario docente», remarcaron desde el gremio de los privados.

Udocba y FEB rechazaron el ofrecimiento, al que calificaron de «insuficiente». Udocba ni siquiera realizó asambleas de sus bases, como hicieron los otros gremios, aunque descartaron desde un primer momento llevar a cabo medidas de fuerza. «En el primer año de una gestión no se hacen paros al inicio del ciclo lectivo», afirmó días atrás Miguel Díaz, secretario general del gremio de la CGT.

«La Unión de Docentes de la Provincia de Buenos Aires (UDOCBA) manifiesta su rechazo a la segunda propuesta salarial formulada en el día de la fecha dado que, al igual que la anterior, no puede ser sometida a consideración de nuestros afiliados y afiliadas», observaron. Y pidieron que el gobierno «realice un esfuerzo mayor para elevar el deteriorado salario docente».

Por su parte, desde la FEB, tras rechazar la propuesta y hacer un congreso de secretarios generales, señalaron que esperan «una nueva convocatoria que permita afinar la propuesta». Sin que este gremio haga paros -algo con lo que se especuló durante la espera de la culminación de su congreso-, las clases comenzarán normalmente, algo que no sucedía desde 2016.

La propuesta

El gobierno de Kicillof propuso el jueves elevar el salario de bolsillo de un maestro inicial de 26.623 a 29.000 pesos, y en junio a 31.058. La mejora es del 8,9% en marzo y 7,7% en junio (un total de 16,6%). Para el caso de un salario de veinticuatro años de antigüedad, pasa de 35.960 a 39.117 pesos en marzo, y en junio a 42.003. Ante la ausencia de una cláusula gatillo, el gobierno se comprometió a «revisar» el avance de la inflación en relación con los salarios.