Al 27 de febrero, los cooperativistas de La Plata se concentraron en las puertas de la Municipalidad para exigir que se avance con el pago de los salarios adeudados, correspondientes al mes de enero, y la inmediata renovación de los contratos, que vencen en los próximos días.

Vale recordar que en enero, tras semanas de movilizaciones, el sector cooperativista de la ciudad que presta servicios para la Comuna había conseguido un ajustado aumento del 7%, el compromiso de renovación de los contratos y una nueva revisión salarial a fines de febrero.

Más allá de lo cuestionado del aumento, desde el sector cooperativista celebraron que se hubiera garantizado la continuidad laboral y quedaron a la espera de la negociación prevista para fines de febrero, que nunca llegó. Al mismo tiempo, los contratos se encuentran próximos a vencer, y a esto se le suma la falta de pago. En este marco, piden respuestas al intendente Julio Garro y al secretario de Coordinación Municipal, Oscar Negrelli, principal interlocutor que tienen.

«No hay una respuesta en términos de cuándo nos sentamos a charlar con Negrelli por el tema de la renovación y el vencimiento de los contratos. Él en una reunión nos planteó que a partir del 15 de febrero nos íbamos a sentar a discutir y que no pasará la cuestión del vencimiento, y lamentablemente estamos en la misma situación y se agrava con esta situación de que estamos sin cobrar», explicó a Contexto Carmen Amaya, referenta del CTD Aníbal Verón, quien detallo «que son alrededor de mil cooperativistas» los que están en riesgo ante la finalización de los contratos.

En el marco de la revisión salarial, en principio piden que el pago del sueldo sea una prioridad y desde allí empezar a avanzar hacia una recomposición salarial. Vale destacar que son 5.000 las y los cooperativistas dedicados al barrido, zanjeo y desmalezamiento de la ciudad, con un salario de entre 4.500 y 8.500 pesos, según detallaron desde el MTD Aníbal Verón.

En ese sentido, las y los cooperativistas piden una actualización del magro salario que alcance a cubrir la inflación, por lo que no descartan exigir un 20%. «Necesitamos un sueldo que nos permita llegar dignamente a fin de mes», planteó Amaya.