Unas trescientas familias en situación de indigencia resistieron ayer el desalojo de la Policía bonaerense. Desde el domingo, habían tomado unos terrenos en la zona de 76 e/ 141 y 153, en Los Hornos, y construido allí viviendas precarias donde permanecer. Hasta anoche, muchas de ellas se mantenían en las tierras, cercadas por policías.

Desde la mañana del jueves, los efectivos de Infantería, de Caballería, de la DDI y del Grupo GAD rodearon el predio ante la denuncia de los vecinos de los alrededores y cortaron el paso, en medio de un clima de alta tensión. Las familias habían llegado en bicicleta, camión, auto, moto y a pie. No tienen hogar y sostienen que las tierras son fiscales y que los uniformados no presentaron una orden de desalojo para actuar.

Frente a la intimidación policial, muchas de las familias optaron por retirarse, tras lo cual la policía derribó sus casillas. Otras seguían anoche en el lugar, donde prepararon una olla popular para cenar. La situación se complejiza por la presencia de niños, niñas y embarazadas. «Como no hay papeles, nos quedamos acá. Somos gente humilde que no puede alquilar, cobramos solo la asignación», dijo a Contexto Cintia, una de las mujeres presentes.

José, otro de los ocupantes de las tierras, afirmó que «este es un terreno que pertenece al gobierno, no tiene dueño, y hay muchas familias que están sin techo. Al saber todos que es del gobierno y está sin uso, vinimos acá hace cinco días a acampar».

La Municipalidad, en tanto, intercedió a favor del desalojo. «El predio es de la Nación, de la Agencia de Bienes del Estado, y otra parte es privada. Desde el municipio ya se intervino y se hizo todo lo que estaba a nuestro alcance en cuanto a presentaciones para acompañar el reclamo de los vecinos», dijo a Télam el abogado Mario Gabriel Valentini, apoderado de la Municipalidad de La Plata.

Valentini dijo también que la comuna también se presentó como particular damnificado ante la toma de terrenos, y lo justificó en que lo hizo «ya que no solo hay cuestiones de salubridad sino también de inseguridad y de violencia hacia los vecinos», destacó.