En los últimos días fue anunciado un paquete de medidas económicas y sociales para los jubilados y jubiladas de nuestro país. En consonancia con el compromiso asumido por el gobierno de Alberto Fernández y Cristina Fernández, el pasado 14 de febrero se anunció el programa Vivir Mejor, que alcanzará a más de 5 millones de afiliados del Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI), sin restricción de ingresos.

La medida implica el acceso gratuito a 170 medicamentos que fueron estratégicamente seleccionados según la OMS, el Plan Remediar y el Formulario Terapéutico Nacional de la Confederación Médica de la República Argentina (COMRA). Asimismo, se mantendrán los planes y descuentos para los medicamentos necesarios en tratamientos que no estén en el vademecum, como los de pacientes diabéticos u oncológicos.

Este programa no solo cuida la salud, brinda oportunidades y mejora la calidad de vida de las personas mayores, sino que es reparatorio y revolucionario. En palabras de Luana Volnovich, directora del PAMI, significa un «salario indirecto» que el Estado otorga al bolsillo de los jubilados.

En este sentido, Mejor Vida está pensado y propuesto en estrecha relación con el artículo 19 de la Convención Interamericana de Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, que propone «Garantizar la disponibilidad y el acceso a los medicamentos reconocidos como esenciales por la Organización Mundial de la Salud, incluyendo los fiscalizados necesarios para los cuidados paliativos».

El programa se pondrá en marcha a partir de marzo, y es una medida sustancial para los jubilados y jubiladas, no solo porque considera el acceso a los medicamentos como derecho de la salud, sino porque entiende que el acceso a los medicamentos es un bien social y no uno de consumo. Con esta medida se reafirma que el compromiso con las personas mayores es prioritario en la agenda del gobierno.


Dirección de Comunicación y Personas Mayores Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UNLP.