A más de un año del comienzo de las obras de ampliación, la Escuela Primaria N° 108 de Ignacio Correas no cuenta con los nuevos baños, aulas, dirección y sala de docentes. Por lo tanto, su comunidad educativa se movilizará esta mañana a la Municipalidad -a cargo de las obras a través del Fondo Educativo- para que se comprometa a finalizarlas antes del inicio de las clases, previstas para el 2 de marzo.

Desde las 10 hs le pedirán a funcionarios de la Secretaría de Educación y Cultura la firma de un petitorio donde dejen por escrito su compromiso para completar, por lo menos, los baños. «Reclamamos que la obra que tenía que terminarse en mayo del año pasado se termine, porque de lo contrario, cuando empiecen las clases, no vamos a llevar a nuestros hijos», dijo a Contexto Soledad, una de las madres organizadoras de la protesta.

La decisión de no empezar las clases en caso de no concluirse las obras se tomó tras una asamblea entre padres y madres, docentes, auxiliares, autoridades escolares y los sindicatos docentes de la ciudad. También se sustenta en que los niños y niñas tampoco tienen agua potable. Por esto, luego de dirigirse a la Municipalidad se trasladarán al Consejo Escolar para establecer contacto con consejeros y avanzar en la resolución. Piden que se provean botellones y que se haga una perforación para extraer agua potable.

«La comunidad educativa de la Escuela Primaria 108, convoca a una movilización para la entrega de un acta a los funcionarios del gobierno municipal, que se comprometieron a concluir la obra para el 4 de marzo y así poder iniciar las clases. Hace más de un año que los niños están con baños químicos y no se envía agua potabilizada para consumo», afirmaron padres y madres en un comunicado de convocatoria.

«Hace más de un año que los niños están con baños químicos y no se envía agua potabilizada para consumo»

La escuela ubicada en la localidad del sur de La Plata tiene 130 alumnos y alumnas, funciona a jornada completa y brinda desayuno, almuerzo y merienda. Sin embargo, el normal funcionamiento de las clases se vio interrumpido desde el inicio de las obras, en enero de 2019, y desde allí padres y madres vivieron una pesadilla a lo largo de todo el año por las reiteradas situaciones de precariedad edilicia y falta de suministro de agua potable que la Comuna no resolvió.

La firma de la licitación fue en octubre de 2018 y las obras empezaron en enero, a cargo de la empresa Eclosa MHM S.A., por un monto de 10.300.000 pesos. Estaba previsto que durasen 120 días; no obstante, la mayor parte de la escuela sigue afectada por la ampliación. Ante estas dificultades, las autoridades unificaron los cursos por la falta de aulas, los y las alumnas comen donde estudian -porque no hay comedor-, no hay espacio para realizar las actividades de educación física y deben usar baños químicos ubicados en el patio.

Queda pendiente también, luego de la finalización de aulas, baños y salas de docentes, la construcción de un comedor.

Asimismo, complejizaron el panorama la falta de calefacción durante el invierno de 2019 -por lo que se suspendieron las clases en junio-, y la invasión en agosto de moscas por la presencia de una avícola cercana que no cumplía con protocolos básicos de salubridad.

Los sindicatos docentes sostienen que el Municipio y la empresa constructora se pasan responsabilidades. «La obra está inconclusa y se encuentra parada desde fines del año pasado. El Municipio acusa a la empresa constructora de que no cumplió los tiempos y plazos de construcción, y la empresa manifiesta que el Municipio cortó la cadena de pagos. La realidad es que la obra no está terminada y el riesgo de inicio es una situación que palpa la comunidad educativa», señaló a Contexto Patricio Villegas, secretario general de Suteba La Plata.