La normativa, promulgada en enero de 2019, plantea la capacitación obligatoria en los tres niveles del Estado. Este año la Ley Micaela cobró un importante impulso de la mano del Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual comandado por Estela Díaz en provincia, que tiene a «Yuyo» García como encargado de la aplicación de la normativa que lleva el nombre de su hija, víctima de femicidio.

La primera capacitación se dio en el marco del lanzamiento de Consejo de Políticas de Género Transversales, que busca coordinar agendas comunes entre la cartera conducida por Díaz y el resto de los ministerios.

Lidia Fernández, a cargo de la Unidad de Coordinación de Políticas Transversales, afirmó que «no podemos abordar la violencia, la discriminación, la desigualdad, si no las pensamos en su totalidad, con un abordaje integral, ya que el funcionamiento de este consejo se dará en forma continua y permanente para trabajar en conjunto: la idea es poder sacar resoluciones, decretos, generar acciones que se necesitan en la Administración Pública para transversalizar el enfoque de género».

Díaz destacó que «el conjunto de la política de gobierno necesita pensarse con perspectiva de género y diversidad sexual, pensando en el impacto que tienen las relaciones de desigualdad de género en la sociedad». En ese sentido, puso el foco en el nuevo ministerio: «Es un salto cualitativo con respecto a las políticas públicas aplicadas hasta entonces».

Kicillof mostró su entusiasmo y dijo sentirse «privilegiado» al recibir la capacitación, al tiempo que aseguró que la Ley Micaela continuará aplicándose. «Este es el inicio de un largo camino», sostuvo.

El gobernador destacó que la actividad «es el resultado de todas las conquistas en el terreno de nuevos derechos que son tardíamente reconocidos». «Estos avances no son producto de decisiones arbitrarias o generosas de gobernantes, sino de luchas», afirmó, y agregó: «Estamos en un momento de bisagra y el Estado tiene que jugar un papel fundamental. Es responsabilidad de la dirigencia, funcionarios y gobiernos plasmar esos cambios en políticas de Estado».

De la actividad formaron parte el jefe de Gabinete, Carlos Bianco; el ministro de Hacienda, Pablo López; el de Infraestructura, Agustín Simone; la de Comunicación Pública, Jésica Rey; la de Trabajo, Mara Ruiz Malec; el director ejecutivo de ARBA, Cristian Girard; la directora general de Cultura y Educación, Agustina Vila; y el presidente del Banco Provincia, Juan Cuattromo, entre otros.

La capacitación estuvo a cargo de la doctora en Ciencias Políticas Verónica Gago, quien destacó que «la Ley Micaela, hace pedagogía en toda la estructura del Estado, desafiando la propia estructura patriarcal del Estado». En esa línea, consideró que «no se puede desarmar la desigualdad de género sin desarmar las formas de subordinación política».

«El Estado es responsable de garantizarles a las mujeres que puedan vivir sin violencia, responsabilidad que tenemos que tomar quienes estamos en él. La ley tiene un objetivo explícito, que es la capacitación de todas las personas que integran el Estado, de manera obligatoria y permanente», afirmó por su parte Yuyo García.