Tras concretar el puntapié inicial de diálogo con los gremios estatales y docentes, la gestión gubernamental de Axel Kicillof recibió al conjunto de trabajadores de la salud bonaerense para discutir paritarias. La reunión tuvo lugar ayer en el Ministerio de Trabajo y significó un acercamiento clave tras cuatro años de fuertes conflictos con la Administración de María Eugenia Vidal.

El grueso de profesionales, nucleados en la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP), observó con optimismo este primer gesto del gobierno, donde fueron manifestadas las principales urgencias que el sector viene reclamando desde los últimos años.

Con la presencia del ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, la titular de Trabajo, Mara Ruíz Malec, y el de Economía, Pablo López, los gremios brindaron un primer diagnóstico de la situación, pero, al igual que los docentes y estatales, aún no tienen propuesta salarial concreta.

«En primer lugar planteamos la acuciante situación que afecta a nuestro sector, luego de haber perdido contra la inflación, en los últimos años, el 35% de nuestro salario. Es por eso que, además de la necesidad de recuperar lo perdido, proponemos la cláusula gatillo para no perder frente a la inflación de aquí en adelante. Además, planteamos nuestros reclamos extrasalariales, que tienen que ver con nuestras condiciones de trabajo», expresó Pablo Maciel, referente gremial de CICOP en la ciudad de La Plata.

Vale aclarar que, más allá de los dilemas salariales, la situación estructural del sistema de salud pública legada por la gestión de Vidal es apremiante. Así lo demuestran los múltiples problemas sufridos por los establecimientos de salud en los últimos años, tales como el deterioro edilicio de hospitales, la falta de insumos y el déficit de personal.

«En la reunión, el gobierno dejó en claro que la pauta salarial se va a comenzar a discutir este próximo viernes en una nueva reunión paritaria general del Estado. El ministro de Salud asumió el compromiso de regularizar la situación de todos los precarizados de nuestro sector», agregó Maciel.

«Este va a ser un gobierno de puertas abiertas para reconstruir el sistema de Salud, que así como está no va más», fueron las palabras de Gollán. Además, se explayó sobre la crisis de medicamentos y la necesidad de impulsar la producción del propio Estado: «La producción pública de medicamentos es nuestra bandera desde hace treinta años, por convicción y por economía, porque no se puede seguir pagando fortunas por medicamentos que se pueden producir acá».