Por Ramiro García Morete

“El vídeo clip mató a la estrella de la radio/ las imágenes llegaros y rompieron tu corazón”, rezaba un viejo hit. Entonces, el advenimiento del ese formato audiovisual y las cadenas como MTV  presagiaban el destierro la buena costumbre de escuchar música en la radio. Sin embargo, el tiempo el tiempo acomoda o el mundo se acomoda a él. Varias décadas después, los modos de consumos y sus soportes se mezclaron y reformularon. Desde tablets o celulares, los videoclips subsisten como una narrativa esencial para promocionar un artista o promover su estética. Y mucho más cuando la idea de álbum pareciera adormecida o anacrónica. Como fuere su marco histórico, esas pequeñas puestas  visuales de tres minutos siguen siendo una irresistible y divertida forma de acercarse a la obra de un artista y que ese artista se acerque al público.

Público y artista suelen confundirse en ciudades como La Plata y en ese caldo creativo emergen producciones de calidad que con recursos técnicas e ideas superan los obstáculos económicos. Por ello no llama la atención la importante presencia platense en el Festiclip, que se estrenó en el porteño Club Lucero en diciembre pasado y que este domingo a las 20:30 tendrá una nueva edición en C.C.Estación Provincial (17 y 71) con atractivas producciones de artistas independientes y emergentes.

El video-artista Joaquín Wall  forma parte de la organización del evento y destaca a La Plata como una ciudad con mucha producción musical pero “el videoclip es un formato que permite producir independientemente piezas de alta calidad”. Y agrega: “ Yo creo que se democratizaron las herramientas. Antes, el hecho de tener una cámara digital era una novedad. Ahora todos tenemos.  De pronto el formato se democratiza, todas la bandas hacen sus videos y  eso abre un panorama de tipos de video: hay en 3d, otros en súper 8, otros con celular, 4k…todo un panorama de producción”.

Este domingo se podrán apreciar los trabajos de  El Mato a un Policía Motorizado (“El perro”), El Principe Idiota(“El trabajo”), Dani Umpi (“Niteroi”), Peces Raros (“Nenúfares perfectos”),  Rorro (“Mi chat”), 107 Faunos (“Buzo con capucha”), Naomi Preizler (“Sailor Moon”), Salvapantallas (“Chhkp”), Panto Putö (“Ow ow”), Los Pels (“Junta mis piezas”), Hojas Secas (“Hasta las manos”), Nechu Elicabe( “Emoji del mate”), Fraonika (“Canela”), Matías Alemán (“Las Fuerzas que me quedan”),  Seba Rulli (“Visión”), Formica (“Mi gran héroe japonés”), Fus Delei (“Cabeza”), Las Bermudas (“Sangrar”), Ana Capalbo (“Sindrome premenstrual”),  Violeta Castillo(“Rober”), Antu Antu (“Quizás”), Señorita Trueno Negro (“Load runner”) y Súper 1 Mundial (“La tele”).

“Me atrae que en este momento de los medios y consumo de  imágenes- piensa Wall- creo que es uno de los formatos más largos  que se consumen masivamente. La catarata de información que nos llega es muy difícil concentrar las miradas. Todo está pensado para 6 segundos. Porque  15 es mucho y  un minuto es un montón. Así que  ver un videoclip es como antes ver una película. No es bueno ni malo, pero  es lo que está sucediendo”. Y añade: “Por es la idea del Festiclip  es decir: si estamos produciendo esto ¿por qué no verlo como el cine? Llevarlo a ese paso. Sentémonos  a ver uno detrás del otro , ver cómo y qué se está haciendo. De pronto se ven figuras cruzadas.  Uno trabajó acá y se relacionan con otros.  Creo que es la motivación del festiclip y  puede crecer en el futuro”. 

Personalmente busca en un video clip “que me sorprenda. Que le añada otra capa a la canción, que me de algo más que solo escuchar la música. Me gusta la puesta estética y  la dirección de arte es lo que más me entusiasma. Generalmente los videoclips se caracterizaron por llamar la atención.  Una película se basa más en una historia o un actor. Pero con un el video siempre fue comentar: era hacen esto, hacen aquello…escenas icónicas. Los buenos videoclips se vuelven icónicos”.