El bloque del Frente de Todos en el Senado de la Nación se prepara para convertir en ley el proyecto Reestructuración de la Sostenibilidad de la Deuda. Hoy será debatido en la comisión de Presupuesto y Hacienda y mañana se tratará en el recinto, después de la media sanción que obtuvo en Diputados el miércoles, casi por unanimidad.

Al igual que en Diputados, donde el proyecto obtuvo la media sanción por abrumadora diferencia -224 votos a favor, 2 en contra y 1 abstención-, el camino en el Senado se plantea allanado para el Frente de Todos. Sobre todo porque desde el principal espacio opositor confirmaron que acompañarán con los votos.

El senador presidente del interbloque de Juntos por el Cambio, Luis Naidenoff, anunció este viernes que aportarán los votos. «Se trata de la necesidad de actuar con mucha seriedad y especialmente de enviar una fuerte señal política de respaldo a una instancia de reestructuración que tiene que ver no con un gobierno sino con el Estado argentino», afirmó el senador radical en declaraciones radiales.

La actividad continuará el martes a las 11 hs con la comisión de Presupuesto y Hacienda, según confirmó su presidente, el senador cordobés Carlos Caserio. «La idea es darle dictamen y llevarla al recinto al día siguiente para que el tratamiento sea el más rápido posible», indicó. El jueves pasado, en tanto, el bloque del Frente de Todos solicitó a la Cámara Alta, que preside Cristina Kirchner, que convoque a la sesión especial para el próximo miércoles con el objetivo de tratar el proyecto.

En concreto, el proyecto autoriza al Ejecutivo a efectuar «canjes y/o reestructuraciones de los servicios de vencimiento de intereses y amortizaciones de capital de los títulos públicos emitidos bajo ley extranjera», según indica la iniciativa, y permitirá cerrar la negociación con los acreedores antes del 31 de marzo, ya que luego deberá afrontar pesados vencimientos.

Apunta a volver sustentable el pago de la deuda, de acuerdo con la capacidad de pago del país y sin que esos compromisos impidan la recuperación del consumo y la producción que se propone el gobierno. La iniciativa se propone encaminar una salida a la crisis de la deuda vía prolongación de los plazos de pago, con mejores montos o tasas, ante los asfixiantes volúmenes y vencimientos que dejó el gobierno de Mauricio Macri.

La agenda de Guzmán

El apuro para obtener la ley y el hecho de que el proyecto haya sido tratado con anterioridad a otros proyectos, como el de conformación del Consejo Económico y Social, se debe a la necesidad del gobierno de mostrar solidez política a través de la aprobación legislativa frente a los acreedores privados y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Más aún, si el respaldo es tan contundente como el que demostró la Cámara Baja. Y sobre todo ante la gravedad que implica la crisis de la deuda por los altos volúmenes y tasas y los vencimientos apretados para los próximos años.

La aprobación en Diputados fue al mismo tiempo que el ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunía con banqueros, tenedores de bonos y funcionarios del FMI en Nueva York para darle forma a la negociación de la deuda. Al apoyo del Congreso para apuntalar la negociación, busca sumarle el del FMI, que enviará una delegación al país a mitad de febrero.

El próximo miércoles 5 de febrero, en tanto, mientras el Senado trate el proyecto, Guzmán se reunirá en el Vaticano con Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, organismo al que la Argentina le debe 44 mil millones de dólares por el acuerdo que firmó la gestión de Mauricio Macri.

Estas reuniones fueron plasmadas por el ministro Guzmán en un esquema con fechas que hizo público el miércoles a la noche, tras la aprobación en Diputados, para avanzar en la negociación de la deuda. Al tratamiento en el Senado allí previsto, y a la reunión con Georgieva, se le añade la confirmación de la propuesta para reestructurar la deuda con acreedores privados para la segunda semana de marzo. Otra de las actividades que tendrá por delante es la presentación de los lineamientos del Análisis de Sostenibilidad de la deuda pública ante el Congreso.