A través del Decreto 92/20 publicado ayer en el Boletín Oficial, el gobierno nacional restituyó la paritaria nacional docente, instancia de negociación entre los funcionarios y los gremios nacionales donde se definen los principales puntos de la agenda educativa. Ese fue uno de los principales reclamos de los sindicatos docentes nacionales (Ctera, Uda, Cea, Amet y Sadop) a la gestión de Mauricio Macri, por eso celebraron la vuelta de la paritaria, una promesa de campaña de Alberto Fernández.

Desde Ctera, el sindicato de mayor representación del país, enumeraron la serie de protestas, que abarcaron paros nacionales, marchas federales e incluso la instalación frente al Congreso de la Nación de la Escuela Pública Itinerante. «Esta resistencia y lucha ante la pérdida de una herramienta fundamental para los trabajadores de la educación posibilitó que el nuevo Gobierno asumiera el compromiso de restituirla y hoy este Decreto la pone en funcionamiento nuevamente», señalaron en un comunicado firmado por Sonia Alesso y Roberto Baradel, secretaria general y secretario adjunto del gremio que depende de la CTA de los Trabajaodres.

Desde Ctera desarrollaron también cuáles serán los principales puntos de la agenda que llevarán a la primera reunión con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, quien la confirmó para la semana próxima: mayor presupuesto educativo, definir salario inicial, aumento del Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID) y del Fondo Compensador, formación docente, mantenimiento y construcción de escuelas y programas socioeducativos fueron los temas más importantes.

«La Paritaria Federal Docente es un derecho de todas/os las/os trabajadoras/es de la educación argentina. Es la herramienta que, por su fuerza colectiva para negociar, permite garantizar derechos y lograr mejores condiciones de trabajo y vida», apuntaron, por su parte, desde el Consejo Directivo Nacional de SADOP, gremio que representa a los docentes privados.

La paritaria, sancionada en diciembre de 2005, había sido clausurada por la gestión de Mauricio Macri a través del Decreto 52/2018. Está regida por la Ley 26.075 de Financiamiento Educativo y uno de sus principales puntos es establecer el piso del salario inicial docente común a todas las provincias, que funciona como referencia y favorece a aquellas que, por dificultades económicas, no puedan alcanzar ese piso.

«Creemos que el restablecimiento de la paritaria nacional docente es el cumplimiento de un compromiso asumido. Es un primer paso para federalizar las políticas educativas y lograr que la sociedad argentina acceda a una educación transformadora y de calidad», sostuvo el ministro Trotta en el comunicado. «Para cumplir este objetivo iniciamos un camino a transitar en los próximos años entre todos los actores que componen el sistema educativo».

Según el comunicado, «se introduce por primera vez que las negociaciones anuales serán convocadas cada noviembre a fin de generar consensos con anticipación al inicio de los ciclos lectivos».

Asimismo, de acuerdo con el artículo 4° del decreto firmado por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros Nicolás Trotta (Educación) y Claudio Moroni (Trabajo), el Ministerio de Educación «convocará anualmente, durante noviembre a la Comisión Negociadora del Convenio Marco, pudiendo establecer en ese momento o posteriormente las negociaciones sectoriales o temáticas, en las que intervendrán las asociaciones docentes con personería gremial y los representantes de los empleadores que correspondan».

El Convenio Marco comprenderá todos los ejes laborales que integran la relación de trabajo de los docentes. Incluye salario mínimo y condiciones de trabajo, que abarcan: ingresos, títulos, promoción, formación inicial y continua, capacitación en servicio y carrera docente. Y también representación y actuación sindical, régimen de vacantes y suplencias y trámites de reincorporaciones, entre otros puntos.