El nuevo titular del Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA), Homero Giles, recibió este jueves en las oficinas de La Plata al grupo de «víctimas y familiares de violencia institucional por parte de IOMA», que denunció casos de muerte de afiliados bajo la gestión de María Eugenia Vidal y el expresidente del organismo, Pablo Di Liscia, la mayoría por demoras de la mutual pública.

Una de las voceras, Gabriela Fantín, cuñada de Gabriela Ciuffarella, fallecida en 2018 a la espera de medicación oncológica, explicó que «entregamos una carpeta con 23 casos de afiliados que fallecieron por el abandono de IOMA, donde se denegó la medicación, personas que murieron por falta de gestión y abandono de las anteriores autoridades del IOMA y de la gobernadora». 

Durante la gestión de Vidal y Di Liscia, Contexto informó numerosos reclamos de los afiliados: la quita de tratamientos a Anahí, una nena con epilepsia refractaria; el caso de Ludmila Torres, una joven que necesitaba rehabilitación tras un grave accidente; la demora en la entrega de medicamentos oncológicos a una docente de Lanús y a un niño de seis años de Los Hornos; la falta de entrega de prótesis a una jubilada para una cirugía de urgencia, entre otros casos. 

También, fueron constantes los reclamos de los profesionales. El Colegio de Farmacéuticos se movilizó exigiendo a IOMA la entrega de medicamentos para patologías graves previstas en el Plan MEPPES (patologías oncológicas, cardiopatías congénitas, artritis reumatoidea, artritis psoriásica, psoriasis, lupus, diabetes, osteoporosis, síndrome de Turner, epilepsia, esclerosis múltiple, parkinson, entre otras). Las cuidadoras domiciliarias y las acompañantes terapéuticas protestaron en numerosas oportunidades, incluso se encadenaron en Gobernación, ante la falta de pago, al igual que el Colegio de Médicos.

En este contexto crítico, desde la nueva gestión encabezada por Giles se comprometieron a «mejorar el circuito para agilizar y optimizar las prestaciones ya que la salud tiene tiempos más urgentes que los administrativos».

Tras la reunión, Fantín destacó que «es la primera vez que pudimos entrar a IOMA. Antes nos paraban en la puerta, esta vez nos recibió el presidente. Le planteamos también la situación actual de la provisión de medicamentos MEPPES». 

Mirna Romagnoli, mamá de Mariano, un niño de trece años que murió ante la falta de entrega de medicamentos para la leucemia, llamó a que «todos sepan que acá hubo muertes por abandono, queremos que se ponga nombre y apellido a quienes fueron los responsables».