A pesar de no contar aún con sede propia ni un organigrama institucionalizado, el Ministerio de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual se encuentra en marcha, activo, con una cargada agenda que da cuenta del enorme desafío que tiene por delante. Su ministra, Estela Díaz, encabeza un equipo de militantes feministas y de los derechos de la diversidad sexual -tal como pidió Axel Kicillof cuando tomó juramento al Gabinete- que hoy encaran la tarea de materializar en políticas públicas las luchas colectivas y transversalizar esa visión a las otras carteras.

«Necesitamos un Ministerio importante, en estructura, en personal. En las estrategias y los conocimientos para llevar los temas, estamos muy tranquilas porque tenemos que impulsar una política que ha desarrollado muchísimo conocimiento y muchísima militancia», dice Estela Díaz a poco más de un mes de asumir su cargo en el salón del décimo piso del Ministerio de Desarrollo de la Comunidad, donde recibe a un grupo de periodistas para hablar de esos desafíos. «Estamos convencidas de que se va a poder ir abordando. Sabemos que lleva tiempo, que no se puede hacer todo junto, pero estamos confiadas en que se van a construir las herramientas, se van a abordar los temas, se va a enriquecer muchísimo el trabajo que tenemos», agrega.

En esa militancia, Estela Díaz le confió a la secretaria de Género de la Facultad de Periodismo (UNLP), Flavia Delmas, la Subsecretaría de Políticas contra las Violencias por Razones de Género; la Subsecretaría de Políticas de Género y Diversidad Sexual a la exdiputada Lucía Portos y la Dirección Provincial de Políticas de Diversidad Sexual a la reconocida militante marplatense Daniela Castro, primera funcionaria trans bonaerense. Personas que desde ese recorrido conocen bien de cerca las urgencias y prioridades de la provincia.

Violencia de género

Con este equipo, Díaz ya comenzó a trabajar en un complejo escenario, donde encontraron un área de Género «devastada». En este marco, una de las prioridades será poner en valor aquellas políticas públicas que ya venían en funcionamiento, como la Línea 144. «La encontramos en pésimas condiciones: desde las condiciones del personal, las condiciones de trabajo y las que presta el servicio», dice Estela, que ya tiene a un grupo acompañando a las trabajadoras que desde la gestión anterior vienen exigiendo mejores condiciones laborales. «Vamos a abordar las emergencias que tiene la línea de emergencia», dice la ministra, que ya propone avanzar con una solución «estructural» para rever esas condiciones de trabajo, entre ellas, los contratos que hoy se encuentran tercerizados.

Leer también: Línea 144: denuncian vaciamiento y exigen la estatización del servicio

Otro de los puntos será fortalecer las áreas de Género de los municipios, propuesta que ya ha tenido «excelente recepción» entre intendentas e intendentes, con la presencia de casi cien representantes municipales. «Hay recepción sobre el tema, hay expectativa, hay voluntad de, donde no están las áreas, crearlas y, donde estaban, rejerarquizarlas», explica Estela Díaz.

En el marco de la erradicación de la violencia de género, en Provincia ya se está pensando en una nueva normativa al respecto y la creación de un foro participativo para su elaboración. En otra línea, el Ministerio está poniendo en marcha el Registro Único de Casos de Violencia a través de la Dirección Provincial de Estadísticas y Registro Único de Casos. «Tenemos como prioridad construir metodologías e información, porque hoy no sabemos ni las características, ni la dimensión ni el alcance que tiene la problemática de la violencia. Sabemos que es enorme, pero es una intuición», detalla la ministra.

«Tenemos como prioridad construir metodologías e información, porque hoy no sabemos ni las características, ni la dimensión ni el alcance que tiene la problemática de la violencia»

Otro de los puntos será poner el eje en la formación de nuevas masculinidades, de la mano de la Dirección de Promoción de Masculinidades para la Igualdad, que tendrá al frente al investigador Ariel Sánchez. «Vamos a tener programas de prevención, formativos, educativos y de intervención», explica Díaz.

Las prioridades en diversidad sexual

El área de Diversidad, encabezada por Castro, tendrá varias líneas de acción y una de ellas tiene que ver con el acceso al trabajo, la salud y la educación. La prioridad la tendrán las personas trans y travestis, con una primera etapa de implementación del Cupo Laboral. 

Leer también: Exigen a la provincia y al municipio que implementen la Ley de Cupo Laboral Trans

Por otro lado, se buscará articulación con el Ministerio de Justicia sobre la situación de las personas trans y travestis en contextos de encierro. «Nos preocupa mucho esa situación. El número de población en encierro es elevadísima, es casi el 10% de su población en situación de encierro», sostiene Díaz. 

«Su promedio de vida no llega a los cuarenta años. Si tenemos una población en la Argentina a la que le pasa eso, estamos hablando de una población que sufre discriminación de todo tipo, así que ahí queremos apuntar muy fuertemente. Por eso también es un fuerte gesto político, simbólico, de que sea una funcionaria trans la que esté al frente: no porque sea la mayoría de la población, sino porque es la población que tiene las condiciones más acuciantes», agregó.

Un gobierno con perspectiva de género

Este lunes, el gobernador Kicillof encabezó la primera reunión de Gabinete oficial con sede en ministerios, con Desarrollo Social como primer punto. Sin embargo, la intención del mandatario bonaerense es ir rotando de punto de encuentro, pasando por todas las carteras y por diferentes municipios. Esa transversalidad será un eje en su gestión y particularmente en el Ministerio encabezado por Díaz, que ya mantuvo numerosas reuniones con sus pares en busca de avanzar con agendas y políticas en conjunto, mientras arma una cartera provincial desde cero. «Empezamos a navegar y ahora estamos construyendo el barco», dice Estela entre risas.

En línea con la mentada transversalidad, Díaz es clara: ya se está implementando. «Ya estamos con el Registro de las Personas trabajando en términos de las inscripciones de las personas no binarias, estamos trabajando con el Astillero Río Santiago y vamos a hacer un programa con las trabajadoras, estamos en agenda con el Banco Provincia para trabajar en línea con el tema del banco donde hay una segmentación en tema de género, estamos en Salud en lo que tiene que ver con ILE [Protocolo de Interrupción Legal del Embarazo], estamos articulando con Educación para realizar murales en las escuelas, estamos con Transporte con los nuevos carnets para discapacidad, que lo va a hacer con comunicación no sexista, inclusiva y no binaria. Esta es la transversalización en perspectiva de género», enumera, y ratifica: «La transversalidad de género ya está en camino en el gobierno de la provincia».

Leer también: La provincia de Buenos Aires adhirió al protocolo para la interrupción del embarazo

Una de las iniciativas transversales que encarará la flamante cartera será la de construir una guía de lenguaje inclusivo para la Administración pública. «No es para imponer, no se trata de decir ‘ahora se debe decir de esta manera y si no lo decís está mal’. A mí me parece una intervención política. No sé si esto va a cambiar la gramática, pero sí está interpelando a la sociedad en torno a que se visibilizan poblaciones y colectivos cuando se incorpora este lenguaje», explicó Díaz.

En el marco de trabajar en conjunto con otras carteras, ya mantuvo reuniones con el Ministerio de Seguridad y ponderó la designación de Liliana Colombo al frente de la capacitación en género de las fuerzas de seguridad y las Comisarías de la Mujer. «Vamos a articular fuertemente lo que es la formación en las fuerzas. Tienen programas específicos, pero esto tiene que estar en el conjunto de las fuerzas», destacó.

Con Seguridad también se articulará estos meses con el Operativo Sol. Este fin de semana debutará en diferentes puntos de la costa bonaerense «Verano para Todes», una campaña de prevención de abuso, violencia y acoso con diversas piezas comunicacionales y jornadas culturales. Por otro lado, se hará una capacitación al personal de la nocturnidad, una actividad que estará fuertemente atravesada por el asesinato por parte de un grupo de rugbiers de Fernando Báez. «No es el boliche ni los deportes: es el patriarcado», define Díaz.