El gobierno nacional entregó las primeras tarjetas AlimentAR en la provincia de Buenos Aires, una de las medidas más urgentes que se planteó, en el marco del Plan Nacional Argentina Contra el Hambre. Fue en Almirante Brown (24.500), La Matanza (63.000), Hurlingham (5.000), Morón (5.900), San Fernando (5.000), San Martín (11.400) y Avellaneda (9.300).

«Esta es la principal política social en la primera etapa del gobierno», aseguró el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, durante la presentación en el Club Calzada, ubicado en la localidad de Rafael Calzada, donde por la mañana estuvo acompañado por el director ejecutivo de Anses, Daniel Vanoli, y el intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares.

«Argentina tiene que reconstruirse desde lo básico. Todos tienen que comer bien, no puede haber hambre», planteó Arroyo. Detalló que la política apunta a que «todos accedan a la canasta básica de alimentos». También precisó que contribuye a «mover la economía» porque «esto es un gran plan de trabajo con gente de la agricultura familiar, de la feria y la economía popular».

En la provincia de Buenos Aires se entregarán 560 mil tarjetas, que representan 2.800 millones de pesos. Los gobiernos municipales, junto a Anses, participan aportando su estructura territorial.

El conurbano bonaerense es un área delicada a nivel social, ya que allí se registran los mayores índices de pobreza hasta el primer semestre de 2019, del 39,8%, superiores al 35,4% en el país, según datos oficiales. Asimismo, un informe de agosto del año pasado elaborado por el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) sostuvo que uno de cada tres niños del conurbano bonaerense sufre problemas para acceder al agua potable y a una alimentación que brinde los nutrientes indispensables para el desarrollo.

Las tarjetas se cargan el tercer viernes de cada mes. Están destinadas a la compra de alimentos, excepto bebidas alcohólicas, y no permiten extraer dinero. La reciben beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, es decir, madres y padres con niños y niñas menores de seis años, embarazadas a partir de los tres meses que reciben la Asignación por Embarazo y personas con discapacidad que reciben AUH. Los montos son de 4.000 pesos para familias con un hijo y 6.000 pesos para dos chicos en adelante.

Arroyo añadió que son parte del programa los cursos de nutrición que reciben los padres y madres, para orientar la compra de alimentos nutritivos, sobre todo carne, leche, frutas y verduras. «Estamos generando reconstrucción de abajo hacia arriba», aseguró, para enfrentar un «problema social brutal».

«Estamos haciendo realidad la mejor decisión de justicia social después de la AUH»

Tras asistir al lanzamiento de la tarjeta en Almirante Brown, Arroyo y Vanoli se trasladaron a La Matanza, donde también hubo un acto, en el predio de la Universidad Nacional de La Matanza, donde los acompañó el intendente Fernando Espinoza.

«Estamos haciendo realidad la mejor decisión de justicia social después de la Asignación Universal que tomó Cristina en su momento», aseveró el jefe comunal, quien añadió que «era impensado que en Argentina haya un 40% de pobreza».

«Esto es una política de gobierno consistente, estamos trabajando en conjunto para poder desarrollar la prioridad de que no haya hambre», afirmó por su parte Vanoli. Añadió que Anses «va a tener presencia en la territorialidad para que el Estado llegue donde en los últimos años no llegó», en coordinación con los municipios.

La entrega seguirá el próximo lunes 27 en Merlo, San Miguel, Malvinas Argentinas, Lomas de Zamora y Quilmes. El 3 de febrero en Ituzaingó, Moreno, Tres de Febrero, Tigre, José C. Paz, Lanús, Esteban Echeverría y Florencio Varela. Y finalizará el 10 de febrero en San Isidro, Vicente López, Ezeiza y Berazategui.