El jefe comunal Julio Garro decidió anular el llamado a elecciones de las y los delegados municipales previsto para el 23 de febrero, una de sus promesas de campaña. La justificación del Ejecutivo local fueron los costos que conllevaría la convocatoria que el mismo intendente impulsó durante la competencia electoral.

Para «darle más legitimidad institucional» al cargo de delegados y delegadas comunales, a mediados de septiembre Garro había decretado que se llame a una consulta popular para elegir quienes representarían a los vecinos y vecinas de las diferentes localidades de La Plata. La iniciativa fue entendida por la oposición como parte de una estrategia para sumar voluntades en medio de los cuestionamientos y denuncias hacia los y las representantes impuestos por la Comuna.

Al asumir su segundo mandato, tras su discurso en el Concejo Deliberante, el jefe comunal buscó despejar las dudas y aseguró que su decreto se haría efectivo. «Es un decreto firmado por mí, por lo tanto, es un compromiso que ahora tenemos que reglamentar», dijo, y agregó: «Es un compromiso y más que nunca está en pie». Finalmente, decidió dar marcha atrás.

Desde la Comuna destacaron a El Día que la elección de veintitrés delegados y delegadas conllevaría importantes costos, de alrededor de 80 millones de pesos, por lo que la decisión es «optimizar los recursos disponibles» en la Administración local y «direccionarlos hacia necesidades más apremiantes».

En esa línea, el texto del nuevo decreto -con fecha del 2 de enero pero dado a conocer este fin de semana- argumenta que si bien «la consulta popular enriquecería la gestión municipal con nuevas formas de participación política, lo cierto es que en el contexto referido no resultaría oportuno efectuar un gasto de semejantes magnitudes para llevar a cabo un mecanismo de consulta de carácter no vinculante».

La noticia se conoce días después de que un grupo de vecinos, vecinas y trabajadores y trabajadoras municipales intimaran a Garro a realizar el llamado a elecciones ante la inminente llegada de la fecha.

Mediante un carta enviada el 17 de enero a Garro, a la que accedió Contexto, recordaron que el intendente «expresó en declaraciones publicadas en medios periodísticos locales, que con fecha 10 de enero de 2020 estaría dictado y publicado el cronograma electoral respectivo, con los plazos y condiciones de presentación de los candidatos, la publicación de los padrones provisorios a efectos de establecer el definitivo, lugares fijados para la instalación de las mesas de electores sufragantes, todo esto dentro de plazos que de por sí resultan exiguo».

En este escenario, el grupo vecinal había intimidado al intendente a que, ante la falta de publicación del cronograma electoral, se estableciera una nueva fecha para las elecciones. Sin embargo, mediante un nuevo decreto, la Comuna decidió dar marcha atrás.

Desde la oposición salieron al cruce. «Garro promete cosas en Campaña que sabe que no va a poder cumplir. ¿No evaluó el costo de las elecciones antes? O es un irresponsable o no le importa tomarle el pelo a lxs platenses», sostuvieron desde el Ateneo Néstor Kirchner LP, mensaje compartido por la diputada Florencia Saintout.