Luego de semanas de movilizaciones, el sector cooperativista que presta servicios para la Municipalidad de La Plata concretó este viernes por la tarde una reunión con las autoridades de la comuna, las cuales se comprometieron a aumentar los salarios y renovar los contratos.

Los cooperativistas habían decidido agudizar el reclamo con un corte en la bajada de la autopista el jueves. Así fueron convocados de inmediato, pero la Comuna les ofreció mantener congelados los salarios por dos meses para retomar la conversación en marzo.

La propuesta fue rechazada de lleno por los trabajadores y se pasó a un cuarto intermedio hasta el viernes, donde finalmente la Comuna ofreció un 7%, la renovación de los contratos y la promesa de una revisión salarial a fines de febrero, según informaron a Contexto.

Vale destacar que son 5.000 los y las cooperativistas dedicados al barrido, zanjeo y desmalezamiento de la ciudad, con un salario de entre 6.500 y 8.500 pesos, dependiendo de las horas de trabajo. Con alto grado de precarización, vienen reclamando al gobierno de Julio Garro mejores condiciones. Sin embargo, a mediados de diciembre el Ejecutivo local adujo falta de fondos y les comunicó el congelamiento de los salarios para todo el 2020, lo que disparó un plan de lucha, con una victoria con sabor a poco obtenida finalmente este viernes.

Según detalló Cristian Medina, referente de Barrios de Pie, «se terminó acordando una renovación por dos meses con un 7% de aumento y una apertura de negociación para fines de febrero para una renovación posterior» para lo que queda del año.

Desde el Movimiento Justicia y Libertad, en tanto, consideraron que se trató de un «ajustado acuerdo» conseguido teniendo en cuenta los ingresos y las condiciones de trabajo de los y las cooperativistas. Para esta organización, el aumento es «escaso», teniendo en cuenta que «prácticamente no modificará en nada al bajísimo ingreso de cada trabajador».

Más allá de lo cuestionado del aumento, desde el sector cooperativista celebraron que se haya garantizado la continuidad laboral y quedarán a la espera de la negociación prevista para fines de febrero.

«Se acepta para tener la posibilidad de que en dos meses, tal como se comprometió el Municipio, mejore la propuesta y ayuda a las familias de los trabajadores que todos los días limpian con mucho esfuerzo las calles de nuestra ciudad», destacaron desde Justicia y Libertad.