Al cumplirse cuatro años de la detención de Milagro Sala, la Tupac Amaru y el Comité creado para exigir su libertad, encabezaron un acto en el Obelisco, para pedir una vez más que la dirigente jujeña sea liberada. «Tenemos plena confianza en el Gobierno», destacaron.

El 16 de enero de 2015, Milagro Sala se convirtió en la primera presa política del macrismo. «En este momento la policía de Gerardo Morales me está deteniendo, esto es como en la dictadura», escribió en ese momento la líder de la Tupac, que desde entonces viene atravesando un sinfín de procesos judiciales por parte de la Justicia de Jujuy, aliada al gobernador radical. Desde ese día, los organismos de derechos humanos con una gran alianza de organizaciones sociales y sindicales exigen su libertad.

«Fue la primera presa política. Fue el punto de inicio de una maquinaria represiva, que no solamente encarceló a más compañeros de nuestra organización, en Jujuy y en Mendoza, sino que se expandió como un modelo represivo en Argentina de perseguir y encarcelar opositores», destacó el referente de la Tupac, Alejandro «Coco» Garfagnini, desde el Obelisco.

La Tupac, junto con el Comité por la Libertad de Milagro Sala, decidieron en esta oportunidad realizar un acampe en el Obelisco, que culminó este mediodía, al cumplirse los cuatro años de la detención de la líder popular. Además de Garfagnini, fueron parte de la conferencia Lita Boitano (Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas), Victorio Paulón (Derechos Humanos de la CTA), Ricardo Carrizo (Curas por la Opción de los Pobres), María Elena Naddeo (APDH), Carolina Arribi (Tupac Amaru), Miguel Santucho (Abuelas de Plaza de Mayo), Juan Torres (HIJOS), José Schauman (Liga de Derechos Humanos), entre otros.

Garfagnini: «Tenemos una plena confianza de que el Gobierno va a poner a la Argentina en la senda de la democracia plena y del Estado de derecho, que es algo que perdimos en estos últimos cuatro años».

«Tenemos una gran expectativa a partir del 27 de octubre porque sabemos del compromiso que ha tenido nuestra fuerza política, de la cual somos y nos sentimos parte. Sabemos del compromiso que ha tenido Alberto Fernández aquel año 2016 visitando a Milagro y denunciando la persecución y la ilegalidad de su detención», sostuvo Garfagnini en un mensaje para el Ejecutivo nacional. «Tenemos una plena confianza de que el Gobierno va a poner a la Argentina en la senda de la democracia plena y del Estado de derecho que es algo que perdimos en estos últimos cuatro años. Para que haya democracia, nuestros compañeros tienen que quedar en libertad», agregó.

A través de un documento, las organizaciones participantes denunciaron el «entramado de acusaciones consecutivas para sostener la privación de la libertad» de la líder de la Tupac Amaru, el hostigamiento recibido hacia la organización y la destrucción de su obra por parte del gobierno de Gerardo Morales. «Se transformaron en símbolos del disciplinamiento social», aseguraron.

«Este modelo represivo fue planificado y ejecutado con la complicidad del Poder Judicial, que fue transformado en una herramienta de persecución a opositores políticos»

«Este modelo represivo fue planificado y ejecutado con la complicidad del Poder Judicial que fue transformado en una herramienta de persecución a opositores políticos», ratificaron. «Los gobiernos de Jujuy y de la Nación reconocieron desde entonces los pronunciamientos de los organismos de derechos humanos», agregaron.

«Jujuy fue el laboratorio represivo de un régimen neocolonial que imperó en Argentina en estos últimos años», sostuvieron, al tiempo que apuntaron contra el ex gobernador mendocino Alfredo Cornejo y los funcionarios judiciales de Comodoro Py por avanzar contra militantes populares.

Tras la lectura del documento, Schauman destacó que «Milagro es una compañera que está presa y la única política que yo entiendo que pueda haber hacia un compañero preso es luchar por la libertad». En ese sentido, sostuvo que no solo los votantes de Alberto Fernández le dijeron que no al gobierno de Mauricio Macri, sino «que también votó por la libertad de las y los presos políticos». «Si la política los encerró, que la política los libere», aseguró.