El ministro de Salud de la provincia, Daniel Gollán, y el subsecretario de Atención de Salud de las Personas, Nicolás Kreplak, dieron detalles ayer desde el Salón Dorado de la Casa de Gobierno de la provincia sobre el plan de vacunación para combatir el brote de sarampión que se desencadenó en septiembre, alcanzó los 85 casos y es el de mayor magnitud desde el año 2000. Según consignaron, el 85% de las personas que se enfermaron fue porque no habían sido vacunadas -o lo fueron de modo incompleto- durante la anterior gestión.

Gollán también hizo hincapié en las severas deudas con prestadores que heredó del vidalismo y en la restitución de programas de salud de alcance territorial que habían sido desarmados durante el macrismo. Y cuestionó el «desmantelamiento» del programa nacional de vacunas que se sostuvo hasta 2015. «Se perdió la cultura de vacunación por parte de las autoridades», señaló, y remarcó que fue por una serie de problemas donde se destacaron la falta de vacunas o de frío para su conservación. «El Estado va a ir casa por casa, priorizando aquellos lugares donde más casos detectamos», adelantó.

Se identificaron quince municipios con sarampión. Los más afectados, correspondientes al conurbano bonaerense, son Moreno (17), Merlo (16) y La Matanza (13). Allí se aplicó desde diciembre una especial campaña de vacunación y de controles para frenar los contagios. Los grupos etarios más perjudicados son los menores de un año, seguidos por los niños y niñas de entre uno y cuatro años, aunque también la población adulta.

«Vamos a reparar esos daños», subrayó Gollán, y puntualizó que detectaron un aumento del 400% en los casos de sífilis. «Dejaron de repartir preservativos, se debilitaron los equipos de salud sexual en el territorio y se debilitó el programa de educación sexual integral. Esto no es casualidad, es causalidad. Eso es lo que venimos a reparar», reforzó. Y completó: «La situación empeoró innecesariamente, porque no costaba mucho mantener el programa nacional de vacunas».

Apuntó asimismo que su Ministerio ordenó una auditoría para saber cuáles fueron las causas por las que se encontraron recientemente 162 mil dosis de vacunas vencidas en La Plata, desechadas en un galpón en Melchor Romero. No descartó denunciar judicialmente al anterior gobierno de María Eugenia Vidal en caso de encontrar responsabilidades.

Por su parte, Kreplak dio precisiones sobre las condiciones de infraestructura de los hospitales públicos. «Hubo desinteligencia en el uso de los recursos públicos», afirmó, y refirió a que «tenemos hospitales donde funcionan las guardias pero no el hospital».

«Vamos a trabajar en un plan para recuperar la funcionalidad general de los hospitales», agregó. También dijo que se pondrán en funcionamiento aquellos hospitales que se construyeron durante el segundo gobierno de Cristina Kirchner. Algunos de estos se ubican en las localidades de Cañuelas, Escobar y La Matanza.

Por último, Gollán resaltó que se recuperarán los programas Profe y Remediar, que dependen de nación -a cargo del ministro Ginés González García- pero que repercuten directamente en la población de la provincia. El primero brinda cobertura médica a titulares de pensiones asistenciales, graciables y pensiones por leyes especiales, mientras que el segundo garantiza a la población el acceso a los medicamentos esenciales, sobre todo para aquellos pacientes que no tienen cobertura de obra social.

Las deudas del Ministerio de Salud con los prestadores

Otro punto que abordó Gollán fue la deuda de 6.000 millones de pesos que dejó el gobierno de Vidal con prestadores. En el caso de la obra social IOMA, la deuda es de 6.500 millones.

«Vamos a honrar las deudas que dejaron, pero pedimos comprensión. Vamos a resolver esta situación», añadió, y dijo que será en el marco de una mesa de negociación.

En el caso de IOMA, indicó que su cartera elaboró un informe sobre el estado de la deuda y que actualmente «una prestigiosa universidad nacional» realizará una auditoría externa para completar el cuadro de situación.