Según adelantó el propio ministro de Economía de Alberto Fernández, la gestión de Axel Kicillof seguirá negociando para reperfilar el próximo vencimiento de deuda del 26 de enero por un monto cercano a los 600 millones de dólares. La herencia de Vidal asciende a más de 9.000 millones de dólares a pagar en los próximos cuatro años

guzmán: «La voluntad de pago existe, pero hace falta recuperar la capacidad de pago. Y para eso la economía se tiene que recuperar».

Como ya adelantaron desde la gestión bonaerense, la Administración de Kicillof lleva adelante negociaciones con sus acreedores para darle sostenibilidad a un endeudamiento que por sus montos, plazos y composición resulta casi impagable para la provincia: solo en 2020 Buenos Aires deberá pagar más de 2.700 millones de dólares, y hasta 2023 la cifra asciende a más de 9.000. 

Según indicó el propio ministro de Economía, Martín Guzmán, al diario Clarín, no habrá salvataje financiero para la provincia el próximo 26 de enero. «Ya hemos manifestado que en las condiciones de mercado actuales la deuda es insostenible», dijo, y añadió que «se está trabajando en el establecimiento de políticas de deuda que apuntan a recuperar su sostenibilidad, sobre la base de la buena fe». 

«La voluntad de pago existe, pero hace falta recuperar la capacidad de pago. Y para eso la economía se tiene que recuperar», remarcó Guzmán, en sintonía con el planteo que desde la asunción al frente del gobierno hizo Alberto Fernández. 

Guzmán consideró también que Provincia «está llevando a cabo sus propias gestiones, que me consta que están basadas en principios similares a los de la Nación, que oportunamente fueron comunicados por escrito», y agregó que el objetivo de la gestión de Kicillof «es reperfilar el vencimiento de capital del día 26 de enero para evitar una ruptura contractual este mismo mes y así poder conducir las gestiones integrales de forma ordenada, con más tiempo». 

Los bonos que vencen en enero son dos, uno con acreedores externos a los que Kicillof ya convocó para reprogramar el pago y sigue negociando hasta el 26 de enero, y otro suscrito por ANSES que vence el 19. 

Según la consultora Elypsis, las provincias deberán pagar este año unos 4.000 millones de dólares, de los cuales más de la mitad (2.700 millones) corresponden solo a la administración bonaerense.

Más allá del descarte del salvataje de Nación a Provincia para enero, el cronograma de vencimientos que Kicillof heredó de Vidal requiere una inevitable reestructuración de la deuda, ya que, aun sorteando el escollo de enero, durante su gestión deberá pagar más de 575.000 millones de pesos, algo más de 9.000 millones de dólares.

Buenos Aires es por lejos la jurisdicción provincial más afectada por el endeudamiento habilitado durante los últimos cuatro años. Según la consultora Elypsis, las provincias deberán pagar este año unos 4.000 millones de dólares, de los cuales más de la mitad (2.700 millones) corresponden solo a la Administración bonaerense. También le corresponden según esa consultora más de la mitad de los 4.100 millones de dólares que las provincias deben afrontar en 2021.