A una semana de conocerse la oleada de despidos impulsados por el intendente de La Plata, Julio Garro, se multiplican las medidas de fuerza de trabajadores de diversos espacios que se vieron afectados por las cesantías desarrolladas por la Comuna. Después de movilizaciones realizadas por las trabajadoras del área de Género y Diversidad y cooperativistas, ahora se plegaron a la lucha desde la Línea 147.

«Ante los despidos masivos por parte del intendente Julio Garro, el SOEMLP realizará un paro de actividades en el servicio de atención telefónica municipal que funciona en el Edificio inteligente, ubicado en calle 532 y 119. Desde hace una semana y de manera continua están siendo despedidos trabajadores del área», anunciaron el viernes desde el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de La Plata (SOEMLP). Las imágenes de la protesta no tardaron en hacerse virales, en pleno contexto de negociaciones por la reincorporación, aún sin respuestas.

En el caso de Línea 147, dedicada a la atención telefónica al vecino de la ciudad ante cualquier reclamo, hubo ocho despidos que se sumaron al resto de cesantías ocurridas en áreas como Salud, Niñez, Género, entre otras. La protesta de ayer incluyó un corte de calle en las inmediaciones de la sede de 532 y 119.

Cabe destacar que desde la Línea 147 ha habido repetidas medidas de fuerza en los últimos meses debido a las precarias condiciones de trabajo en que son realizadas las tareas. Hasta el momento, el personal del área mantiene sus tareas en modalidad de destajo, esquema que no está contemplado en los convenios de trabajo a nivel municipal.

«Nosotros estamos protestando, en primer lugar, por los despidos en general que se dieron en la Municipalidad. En particular, por la Línea 147, por los ocho despidos injustificados. La mayoría de los operadores ya hemos estado con retención de tareas. Tenemos contratos de destajo. En la Comuna puede haber planta temporaria o permanente, pero no destajistas», dijo a Contexto Ariel Picotto, trabajador del área y delegado de SOEMLP.

Las protestas contra los despidos de Garro ya han tenido varias manifestaciones. Ayer mismo también protestaron en la sede comunal cientos de cooperativistas municipales a los que todavía no les renovaron sus contratos y que actualmente están trabajando sin saber si van a poder cobrar sus salarios.

Han sido varias las voces gremiales de las distintas áreas las que han definido este conflicto como una confrontación de tipo político entre el intendente Garro y la Administración bonaerense de Axel Kicillof. «Nos tienen de rehenes a los trabajadores», dijo a Contexto Ángel Ibáñez, referente del Movimiento Nacional SURGE, una de las tantas organizaciones sociales que en La Plata coordinan el trabajo de cooperativistas.

«Queremos que se acerque alguien desde el Ejecutivo municipal y que la gente vuelva a trabajar. Luego, con una conciliación obligatoria de por medio, si se tiene que volver a analizar caso por caso que se haga, pero con toda la gente trabajando», agregó Picotto.