Por Pablo Pelegrino

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, consiguió finalmente la media sanción de la Ley Impositiva 2020 con el acompañamiento del texto en general por parte de la oposición, con seis artículos cuestionados que el bloque de Juntos por el Cambio buscará modificar en el tratamiento de la norma en la Cámara Alta. 

En una sesión rápida los diputados acompañaron el proyecto con modificaciones que el martes había girado a la Legislatura el mandatario bonaerense, y se esperan modificaciones en el Senado donde el tratamiento pasó a un cuarto intermedio sin hora. De ser ese el recorrido, el expediente volverá a Diputados donde se daría finalmente la aprobación definitiva. 

El diputado provincial Pablo De Jesús fue el primer orador de la jornada por el oficialismo y el encargado de explicar las modificaciones introducidas por el Ejecutivo en la norma. “Nos hemos dado un trabajo de generar consensos y buscar el mejor proyecto y el que estamos tratando actualmente se pudo enriquecer”, destacó. 

En esa línea, valoró la modificación del Impuesto Inmobiliario Urbano, donde se redujo drásticamente la cantidad de partidas que pagarán aumentos por encima de la inflación y donde se introdujeron exenciones para jubilados, beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo y para propiedades que no superen la valuación fiscal de 480.000 pesos. 

Asimismo, resaltó que “se están duplicando las hectáreas para acceder a la exención en lo que hace a la actividad tambera: hasta 2019 eran hasta 50 hectáreas, y a partir de este año serán 100 hectáreas. Al mismo tiempo se incluye una bonificación del 50% para los inmuebles que alcanzan las 150 hectáreas”. En la misma línea, mencionó la exención impositiva para la producción frutícola en propiedades que no superen las 20 hectáreas. 

“Es un proyecto impositivo que cuida a los más vulnerables y que pide un esfuerzo solidario a aquellos que tienen más posibilidades de acompañar en la situación que tenemos actualmente”

“Sabemos que la aprobación de este proyecto no significa la resolución definitiva de la crítica situación que atraviesa nuestra Provincia, pero implica empezar a transitar un camino en ese sentido”, dijo De Jesús, y consideró: “Es un proyecto impositivo que cuida a los más vulnerables y que pide un esfuerzo solidario a aquellos que tienen más posibilidades de acompañar en la situación que tenemos actualmente”. 

Maximiliano Abad, diputado provincial y presidente del bloque de Juntos por el Cambio, confirmó sobre el final que los legisladores de esa fuerza acompañarían la norma en general, pero en particular discreparon con los artículos 6 (que enumera las alícuotas para el impuesto Inmobiliario); y los artículos 20, 22, 25, 27 y 100, todos ellos referidos al impuesto a los Ingresos Brutos para distintas actividades económicas. El último de ellos, el 100, fue fuertemente discutido en medio de las negociaciones ya que grava diversas actividades en terminales portuarias de la Provincia. 

Las objeciones realizadas por la oposición podrían ser modificadas durante el día en el debate que tendrán los senadores, donde Juntos por el Cambio tiene mayoría. 

“Para nosotros es un impuestazo y quizá no sea toda la culpa del gobernador”, indicó el legislador opositor Santiago Nardelli, quien afirmó que Kicillof “tiene una perspectiva de la realidad fiscal que no compartimos”. 

Su compañero de bancada, Daniel Lipovetsky, destacó que “el proyecto que tratamos es un enorme avance a lo que ingresó originalmente el 24 de diciembre”, aunque sostuvo: “Si bien se ha avanzado en el impuesto inmobiliario, aún sigue siendo una propuesta muy alta”. 

El presidente del bloque del Frente de Todos, Facundo Tignanelli, resaltó “la responsabilidad que han tenido los legisladores de los distintos espacios políticos, responsabilidad que no hemos encontrado esa misma responsabilidad de los dirigentes de ese espacio que gobernó la provincia los últimos cuatro años”. 

“No queremos entrar en chicanas, pero que a este espacio político se le diga que intenta ser cómplice de la pérdida de puestos de trabajo no se entiende. Si hay un espacio que defiende la producción y el trabajo es este, si hay un gobierno que está buscando volver a encauzar a la provincia de Buenos Aires como principal fuente productiva del país es el de Axel Kicillof”, manifestó.