El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se reunió este jueves con unos sesenta intendentes de Cambiemos en el SUM de la Gobernación en medio de los fuertes cruces que ambas fuerzas políticas mantuvieron en los últimos días por la Ley Impositiva para el ejercicio 2020. 

La norma impositiva iba a ser tratada la semana pasada, pero desde el bloque de Juntos por el Cambio hicieron caer el tratamiento de la iniciativa porque para ellos el texto original se trataba de un «impuestazo». 

En ese marco, Kicillof recibió a los jefes comunales en una reunión que se extendió por más de dos horas y en la que adelantó que el gobierno bonaerense ya tiene decidida una serie de modificaciones para el texto original de la norma. 

Más allá de que todas las miradas estaban puestas en las negociaciones, el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, sostuvo luego del encuentro que el tema se trató «tangencialmente» y que en cambio sí avanzaron en una agenda de trabajo común sobre los temas urgentes de la provincia. También les adelantaron a los intendentes las primeras medidas que tomará el gobierno, y según ambas partes «hubo enormes coincidencias» entre los representantes de las respectivas jurisdicciones. 

«Fue una discusión de agendas y lo importante es que la agenda del gobernador coincide con la de los intendentes, resolver las urgencias y las emergencias. Hubo buena sintonía entre los intendentes opositores y el gobernador», afirmó Miguel Fernández, intendente de Trenque Lauquen y titular de los alcaldes radicales. 

«Hay acuerdos y disensos. El gobernador hizo su planteo, nosotros nos centramos en la agenda pública por venir. En esos disensos y acuerdos está el secreto del éxito», agregó. También destacó el diálogo sobre la obra pública y la instrumentación a través del Fondo de Infraestructura Municipal, con la ministra de Gobierno, Teresa García, como nexo entre las gestiones provinciales y locales. 

«El impacto económico del inmobiliario urbano y rural no es central, es un recurso económico importante pero no es central en la cuestión provincial, tiene que ver con cuestiones que quizá tienen un perfil más ideológico», apuntó Fernández, y agregó: «Tal vez lo que faltó la semana pasada fue tiempo, y ahora nos lo estamos dando para lograr los consensos para un tratamiento que seguramente tendrá diferentes visiones pero que estamos tratando de lograr con consensos para que sea lo más viable, le sirva a la provincia y a los municipios». 

«Fue una muy buena reunión, duró alrededor de una hora y media. Escuchamos la visión del gobernador, sus ejes de gestión prioritarios para los próximos meses: salud, educación, temas vinculados a la infraestructura, obviamente la preocupación social, y recibimos la voluntad de trabajar en conjunto, que para nosotros es central, lo planteamos en su momento», afirmó Jorge Macri, representante de los intendentes del PRO. 

Tras la fallida sesión de la semana pasada y con el encuentro con los jefes comunales, el gobernador espera destrabar la discusión y la Ley Impositiva podría tratarse la semana que viene.