En un momento de plena alerta social y de trabajo por parte del gobierno para reactivar la economía diezmada por el macrismo, vio la luz la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, sindicato orientado a nuclear a los miles de trabajadores que se mantienen en la informalidad y que en los últimos años se vieron incrementados ante la destrucción del empleo efectivo impulsada por Cambiemos.

Cooperativistas, trabajadores ambulantes, cartoneros y productores de la agricultura familiar son algunos de los múltiples espacios del trabajo que hoy encuentran su representación en la UTEP, cuya construcción ahora se posiciona como un elemento clave para el desarrollo de la reactivación de un sistema productivo en emergencia.

El pasado 21 de diciembre, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), junto a la Corriente Clasista y Combativa (CCC), Barrios de Pie-Somos y otras organizaciones lanzaron la UTEP con un acto en el que tuvo un mensaje de acompañamiento de Alberto Fernández.

Esta inauguración fue un gesto político de parte de un sector más ligado al peronismo y la Iglesia, que ahora se reagrupará bajo un sello, donde trabajadores informales y movimientos sociales tendrán una pata dentro de las principales discusiones de cara a los próximos años.

«La enorme mayoría de nosotros tenemos esperanza en el nuevo gobierno. Aunque tenemos compañeros con otras identidades políticas y apostamos a la diversidad de nuestro sindicato, muchos hemos militado la formula Fernández-Fernández. Creemos que después de cuatro años de penurias, finalmente la Argentina puede ponerse de pie. Nos alegra también que haya legisladores y funcionarios surgidos de nuestras filas», expresaron desde la UTEP a través de un documento de presentación.

Uno de los principales sectores que integran este nuevo sello sindical es Barrios de Pie, cuyo dirigente a nivel nacional, Daniel Menéndez, conduce la Subsecretaría de Economía Social, espacio dentro de la cartera de Desarrollo Social que encabeza Daniel Arroyo. La inclusión de referentes como Menéndez dentro de ese espacio abre un nuevo panorama de diálogo y construcción conjunta con el gobierno.

«Tenemos muchas expectativas con las políticas que está tomando el nuevo gobierno tanto de Alberto Fernández en nación como Axel Kicillof en provincia. Vemos positivamente los anuncios que hizo Fernández de congelamientos de tarifas, los distintos bonos, todo el número de medidas que tiendan a que las clases populares y medias tengan alivio en el bolsillo para reactivar el consumo interno», dijo a Contexto Cristian Medina, referente en La Plata de Barrios de Pie.

Asimismo, otra de las metas que buscará la UTEP es lograr superar las instancias de economías subsidiarias, para nutrir de mayor garantía y fortaleza institucional a este nuevo sector del trabajo, emergido de los contextos de crisis.

«En el caso nuestro, uno de los principales puntos a discutir es salir del paradigma del subsidio y del plan y reinsertarnos en el paradigma del trabajo. Principalmente a través de cuatro ejes: la obra pública de pico y pala, la infraestructura social, la agricultura familiar y la economía del cuidado. Esos son los más masivos y más significativos», había expresado Gildo Onorato, dirigente de la CTEP, en diálogo con Contexto semanas antes del lanzamiento que tuvo lugar el 21 de diciembre.

Cabe recordar que algunas de estas organizaciones, como es el caso de la CTEP, han tomado fuerza en los últimos años en las luchas sindicales, como respuesta de los sectores más relegados a los ajustes del macrismo. Un fuerte gesto fue la participación por parte del referente de la Confederación, Esteban «Gringo» Castro, en la mesa de discusión de la CGT.