Tras una maratónica jornada del jueves que se vio impedida de sesionar debido al rechazo de Juntos por el Cambio, la oposición política volvió a negarse a discutir la Ley Impositiva presentada por el gobernador Axel Kicillof. Con persistencia en el relato del «impuestazo» instaurado desde el macrismo, el conjunto de legisladores opositores volvieron a dejar sin quorum la sesión de ayer.

Luego de una mañana que inició con una nueva prórroga exigida desde Cambiemos, el rechazo a dar quorum fue dado a conocer cerca de las 4 de la tarde, aun cuando durante las horas previas se desarrollaron extensas instancias de negociación y búsqueda de consenso. Anunciado por sus principales voceros, el macrismo remarcó que «hasta que no se baje el tope al impuesto del 75% al 50%, no acompañarán la iniciativa». Este requerimiento significaría una pérdida de mil millones de pesos de las recaudaciones estipuladas por la ley.

Omar Plaini: «El supuesto ‘impuestazo’ del que se habla lo hicieron ellos durante cuatro años. Nosotros estamos actualizando las finanzas en el orden de la inflación».

El gesto político de Juntos por el Cambio dio por tierra la presunta intención de posicionarse como una «oposición responsable» –tal como lo había anunciado la exgobernadora María Eugenia Vidal al retirarse del poder– y sentó una firme actitud de confrontación a la gestión del Frente de Todos.

«Con esta actitud está poniendo en juego la necesidad del gobernador y la vicegobernadora de reactivar el aparato productivo de la provincia. Se necesita aprobar esta ley que es de progresividad y que, obviamente, apunta a que ponga más el que más tiene», dijo a Contexto el senador bonaerense peronista Omar Plaini.

«El supuesto ‘impuestazo’ del que se habla lo hicieron ellos durante cuatro años. Nosotros estamos actualizando las finanzas en el orden de la inflación y, encima, sobre la evaluación fiscal, no la de mercado. No veo el sentido de dilatar esto como lo vienen dilatando», dijo Plaini, y agregó: «Esta es una agenda que quieren instalar los grandes medios concentrados. Nosotros lo que queremos es poner en marcha la provincia y poder rescatar el aparato productivo. Necesitamos que haya responsabilidad».

Una vez definida la caída de la sesión, los principales legisladores del oficialismo dieron palabra sobre lo que observaron como una «falta de responsabilidad» política sobre una ley clave para las finanzas bonaerenses de cara al 2020. «Nosotros lamentamos esta situación. Pusimos todo el esfuerzo. Lo senadores del oficialismo estábamos trabajando muy fuerte para darle un instrumento esencial al gobernador Kicillof para enfrentar una severa crisis social, económica y financiera con la aprobación de todas las emergencias. Todas esas situaciones las heredamos de Vidal. Ese mismo bloque nos voltea ahora la sesión», expresó el también senador Alfredo Fisher.

Uno de los principales problemas que encontró el oficialismo en las últimas jornadas parlamentarias fue la falta de un interlocutor claro en representación de Juntos por el Cambio. La ausencia de Vidal, como de su ex jefe de Gabinete, Federico Salvai, dejó un vacío de conducción hacia adentro de su sector que se vio reflejado en la falta de dirección y consensos sobre las negociaciones de las últimas horas.

Las discusiones comenzaron con legisladores, luego se sumaron funcionarios e intendentes de Cambiemos para intervenir en un debate que no terminó de tener definiciones claras por parte del macrismo. «Desde nuestro espacio había ministros, estaba el titular de ARBA, dispuestos a dar negociación, para brindar un instrumento para los bonaerenses. Eso ahora está en problemas. Esperemos que la oposición tenga un interlocutor que le dé dirección a esto», agregó Fischer.

Pasadas las 17 hs, Juntos por el Cambio decidió brindar su propia conferencia de prensa al respecto de la posición tomada, donde la palabra se vio dispersa entre legisladores e intendentes del núcleo duro del PRO. Entre ellos se ubicaron Jorge Macri (Vicente López), Diego Valenzuela (Tres de Febrero) y Julio Garro (La Plata), como también el diputado Maximiliano Abad. Otro de los presentes fue el jefe del bloque en Senadores, Roberto Costa, quien sostuvo que el Frente de Todos fue «a ganar o perder» en la Legislatura. «Esto no es una ley de ellos, es una ley de todos. La recaudación les tiene que servir a todos. Estamos viviendo una realidad de ajuste y no lo vamos a permitir», sentenció.

Alfredo Fisher: «Desde nuestro espacio había ministros, estaba el titular de ARBA, dispuestos a dar negociación, para brindar un instrumento para los bonaerenses».

Otra de las voces que lanzaron fuertes críticas al posicionamiento de Juntos por el Cambio fue el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, uno de los principales referentes del conjunto de jefes comunales de la provincia, quien señaló el gesto opositor como una muestra de «especulación» sobre las «necesidades de 17 millones de bonaerenses».

«El proyecto del oficialismo busca mantener los recursos actualizando los niveles según la inflación heredada del gobierno anterior mediante un esquema más justo y progresivo, pero Cambiemos demostró que no tiene responsabilidad ni voluntad de diálogo», dijo Insaurralde, y agregó: «Hay 17 millones de bonaerenses que necesitan comer, educarse, tener seguridad, acceder a una salud de calidad. Es gravísimo que la oposición esté especulando con este tema sin ningún tipo de reparo, cuando estamos tratando de ordenar lo que desordenaron mientras fueron gobierno».