El Tribunal Oral en lo Criminal N° 1 de La Plata condenó este jueves a perpetua a Gustavo Arzamendía por el femicidio de Lucía Ríos Muller, la joven estudiante del Liceo Víctor Mercante asesinada en 2016 en las puertas su casa.

En una sala repleta de familiares y amigas de Lucía, acompañados por militantes feministas que habían llegado movilizándose desde el colegio, el tribunal a cargo de los jueces Ramiro Fernández Lorenzo y Hernán Javier Decastelli y la jueza Cecilia Sanuchi decidió condenar a Arzamendía a «la pena de prisión perpetua» al considerarlo «autor penalmente responsable del delito de homicidio triplemente agravado, por haberse cometido por un arma de fuego, por el vínculo y por femicidio».

Los hechos se dieron en la mañana del 16 de septiembre de 2016, cuando Gustavo Arzamendía se hizo presente en la casa de Lucía, ubicada en Melchor Romero, donde la joven vivía con su familia luego de haberse separado de él, con quien había convivido alrededor de un año y medio.

Allí, el hombre, doce años mayor que ella, insistió en retomar el vínculo. Ella se negó y decidió ingresar nuevamente a su vivienda, pero dos disparos por la espalda la hirieron de muerte. Él escapó en su vehículo, pero fue detenido horas después. Aún conservaba consigo el arma.

En los alegatos leídos la semana pasada, tanto la fiscalía como la querella habían sido contundentes al señalar el grado de violencia que ejercía Arzamendía sobre Lucía, exigiendo que su femicidio fuera reflejado como tal en la sentencia.

La representante del Ministerio Público pidió que en la sentencia «quede claro que Arzamendía mató a Lucía por ser mujer», al tiempo que enumeró una serie de hechos de violencia física y psicológica tanto a la joven como a J., otra expareja que prestó testimonio. «Es un hombre particularmente violento», había sostenido la dependencia de Justicia.

En la misma línea, la querella había pedido que se aplicase la pena máxima e hizo hincapié en «el efecto reparatorio de la sentencia en la familia de la víctima» y «el efecto pedagógico para la sociedad». «La muerte de Lucía Ríos Muller fue femicidio y en esos términos tiene que quedar en la sentencia», concluyó la semana pasada ante los jueces.

Finalmente, este jueves Fernández Lorenzo, Decastelli y Sanuchi dieron lugar a lo pedido por la fiscalía y la querella, por lo que Arzamendía será recluido con perpetua por el femicidio de Lucía. El 30 de diciembre se leerán los fundamentos de la condena.