A más de un año de iniciar una intensa lucha por ponerle un freno a las subas de intereses gestadas durante el macrismo, el conjunto de familias endeudadas por tomar créditos UVA ahora sentaron su posición respecto del nuevo escenario. Con la llegada de Alberto Fernández al poder y el reciente proyecto de ley de emergencia que se discutirá en el Congreso, los hipotecados organizados destacaron la inclusión dentro de sus ejes de la problemática surgida alrededor de los créditos para viviendas.

Esto se refiere a que el artículo 56 del proyecto de ley –asociado al nuevo plan de Solidaridad social y reactivación productiva– plantea que el Banco Central de la República Argentina deberá realizar una «evaluación sobre el desempeño y las consecuencias del sistema de préstamos UVA para la adquisición de viviendas, sus consecuencias sociales y económicas», y que además «estudiará mecanismos para mitigar sus efectos negativos atendiendo al criterio del esfuerzo compartido entre acreedor y deudor».

Cabe destacar que en el transcurso de 2019 fueron reiterados los reclamos de las familias que hoy enfrentan grandes deudas debido a la indexación de los créditos al Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), mecanismo que disparó las tasas de intereses acorde a las crecidas inflacionarias que el macrismo no pudo controlar.

No obstante, la disputa que dieron las miles de familias –organizadas de manera autogestiva a lo largo y ancho del país– lograron que el gobierno provincial y el nacional de Vidal y Macri debieran atender los reclamos y generar congelamientos transitorios a los intereses (en sintonía con el período de campaña electoral).

«Lo que reclamamos ahora es un congelamiento de los UVA que alcance a todos los hipotecados. El gobierno anterior dispuso un congelamiento por cuatro meses, pero a un nivel limitado por un tope. Estamos pidiendo que no se indexe más ni cuota ni capital. A su vez, pedimos que se suspendan los UVA y se busque un mecanismo alternativo para resolver esto», dijo a Contexto Marcelo Mercere, abogado representante de las familias endeudadas por los créditos y autor del comunicado que comenzó a circular en las últimas horas.

«La construcción colectiva que impulsamos desde hace más de un año y medio, logró que la problemática de los créditos en UVA, fuera incluida en la Ley de Emergencia Pública», expresaron a través del texto donde, además, advierten que «de no tomarse una medida antes de fin de año, las cuotas de los beneficiados sufrirán un incremento de cerca del 25%».

«de no tomarse una medida antes de fin de año, las cuotas de los beneficiados sufrirán un incremento de cerca del 25%»

En el comunicado difundido ratificaron: «Reclamamos un inmediato congelamiento de la indexación de la UVA, que alcance a la cuota y el capital de todo el universo de hipotecados, hasta tanto el BCRA realice una evaluación de estos créditos hipotecarios que implique una salida definitiva del sistema».

Los desequilibrios en los créditos alcanzaron tal magnitud que un tomador que adquirió un préstamo de 2,5 millones de pesos en octubre de 2017 hacia mediados de agosto de este año pasó a enfrentar una deuda de 4,8 millones de pesos como consecuencia de estar atado a la inflación. Gran parte de la apoyatura de estos créditos estaba basada en las promesas de Cambiemos de lograr controlar la inflación de modo tal que «no supere los dos dígitos». Al retirarse del gobierno, el macrismo dejó el país con una inflación interanual de más del 50%.

«Vamos a seguir insistiendo con esto. Queremos ser parte de la solución, hemos acumulado mucha experiencia en esto. Tenemos mucha experiencia en esto, estamos involucrados abogados, economistas. Necesitamos una solución», dijo a Contexto Federico, uno de los tantos tomadores de créditos UVA que aguardan por una resolución definitiva al problema.