La llegada de Sabina Frederic al Ministerio de Seguridad de la Nación generó una expectativa que ya comenzó a mostrar sus señales más fuertes: a una semana de su asunción como autoridad, confirmó su intención de erradicar la mentada «doctrina Chocobar» y gestar un cambio radical al paradigma de seguridad represiva instaurado por Cambiemos con Patricia Bullrich a la cabeza.

En los últimos días, la titular de Seguridad designada por Alberto Fernández se explayó en varias declaraciones públicas sobre el fracaso del perfil de mano dura que Bullrich desplegó en Nación y Ritondo en Provincia. La derogación de la doctrina impulsada en torno al oficial Luis Chocobar –quien mató a Pablo Kukoc con su arma reglamentaria estando fuera de servicio– fue uno de los puntos que más se destacaron de su programa.

Roberto Samar (especialista en Seguridad Ciudadana): «Las expectativas frente a la llegada de Frederic son las mejores. Significa poder salir de ese paradigma de la construcción de un enemigo».

Frederic adelantó que se derogarían los protocolos referidos a la discrecionalidad en el uso de armas de fuego, como también el vinculado al programa Ofensores en Trenes –que habilita a las fuerzas de seguridad a requerir DNI en las estaciones–, entre otros puntos. La ministra también advirtió que las pistolas Taser solo estarán habilitadas para fuerzas especiales, y aseguró buscarán convertir el Servicio Cívico Voluntario «en un plan educativo y de contención en el ámbito deportivo».

A estos puntos se suma la propuesta de crear un Consejo Nacional de Seguridad, impulsado a través de una ley del Congreso nacional, con participación de expertos de todas las áreas, mirada federal y bajo un mando político-civil. Este tipo de gestos no tardaron en hacer eco en los organismos de derechos humanos, entidades contra la violencia institucional y sectores especializados en seguridad, que en los últimos años resistieron contra la avanzada del modelo de seguridad macrista.

«Las expectativas frente a la llegada de Frederic son las mejores. Significa poder salir de ese paradigma de la construcción de un enemigo, donde se plantea que todo se resuelve con mayor brutalidad y mayor violencia, que en realidad tiene un costo enorme, porque lo termina pagando el sector más vulnerable de la sociedad», dijo a Contexto Roberto Samar, especialista en Seguridad Ciudadana y autor del trabajo Inseguridades, compilación de artículos que contó con la colaboración de Eugenio Zaffaroni.

a una semana de su asunción, Frederic confirmó su intención de erradicar la mentada «doctrina Chocobar» y gestar un cambio radical al paradigma de seguridad represiva.

«Durante la gestión anterior de Patricia Bullrich lo que se construyó fue una máquina de vulnerar derechos. Si uno mira una foto de lo que son las cárceles hoy, es superpoblación. Hay un aumento sistemático de la población detenida, hay un aumento de los casos de gatillo fácil. Y otro de los problemas más graves es lo que Cambiemos gestó desde lo simbólico: Macri recibiendo a Chocobar o las declaraciones de Bullrich sobre los casos de Santiago Maldonado o Rafael Nahuel. Son gestos que legitiman la violencia y que son consumidos por todos los sectores de la sociedad», agregó Samar.

Este último punto fue abordado por la ministra en una reciente entrevista difundida por Página/12 donde apunta contra los gestos manifestados por Bullrich. «Las declaraciones de ‘el que quiera estar armado que lo esté’ fijaron una posición, por un lado de que la violencia de Estado es legítima, y por otro de habilitar a los ciudadanos al uso de la violencia. Ambas cosas. Eso habilitó a las fuerzas federales, pero también a las provinciales, que no dependen del Ministerio de Seguridad, a mayores abusos y mayor discrecionalidad», definió la antropóloga.