El sector de las pequeñas y medianas empresas ha sido uno de los más perjudicados por el modelo económico del gobierno de Mauricio Macri, basado en la deuda y especulación financiera. Baja de los salarios, apertura de las importaciones y aumento de las tarifas y las tasas de interés fueron los factores centrales. Por eso, tras la asunción de Alberto Fernández, estos empresarios ven con buenos ojos el perfil productivista que le buscan imprimir los nuevos ministros al plan económico entrante.

El discurso del presidente en el Congreso el 10 de diciembre, la conferencia de prensa que dio el ministro de Economía, Martín Guzmán, y las declaraciones del ministro de Desarrollo Productivo, Martín Kulfas, en el Foro ProPymes, renovaron las expectativas luego de cuatro años de cierre de empresas y pérdidas de puestos de trabajo.

Daniel Moreira (referente del Frente Productivo Nacional): «Necesitamos una baja de las tarifas, que no estén más dolarizadas, y una tasa de interés de los créditos más baja».

«Hay que salir de la lógica del ajuste», dijo el jueves Kulfas frente a doscientos empresarios en el foro organizado por el Grupo Techint. Allí anticipó, entre otras medidas, que el nuevo gobierno implementará en las próximas semanas «un nuevo paquete de apoyo financiero que permita ir saliendo de este ahogo en el que están muchas empresas, sobre todo pequeñas y medianas».

Las dificultades para acceder al crédito, justamente, fueron una de las principales preocupaciones, junto a cómo saldar las deudas contraídas por la baja actividad producto de la fuerte caída del mercado interno. Las deudas que mantienen las pymes sería uno de los puntos a tratarse en el Congreso la semana próxima en el marco de la emergencia económica que busca aprobar el oficialismo, que incluye una amplia gama de aspectos, donde sobresalen los impositivos y tarifarios para ampliar los ingresos fiscales y poder combatir el hambre y reactivar el aparato productivo.

«Necesitamos una baja de las tarifas, que no estén más dolarizadas, y una tasa de interés de los créditos más baja también, acorde para poder producir», definió en diálogo con Contexto Daniel Moreira, referente del Frente Productivo Nacional, quien añadió que asimismo es «prioritaria una forma de enfrentar las deudas acumuladas de las pymes».

La instancia de negociación será el Consejo Económico y Social para el Desarrollo, integrado por actores políticos, sociales, económicos y académicos. Su creación fue anunciada por Fernández en su discurso inaugural. La Mesa Nacional de Unidad PyME –que nuclea a cincuenta cámaras y organizaciones empresarias de todo el país– pide integrar ese Consejo y confía en que así será.

Mesa Nacional de Unidad PyME: «Desde las Pymes acompañaremos todas las medidas que el nuevo gobierno tome para fomentar el trabajo y la producción».

Los referentes de esta Mesa Nacional habían tenido reuniones con los equipos técnicos de Fernández durante la campaña, donde le plantearon el crítico estado del sector. Tras la asunción, celebraron el cambio de rumbo y señalaron que «existen renovadas expectativas sobre el futuro del desarrollo nacional». «Desde las pymes acompañaremos todas las medidas que el nuevo gobierno tome para fomentar el trabajo y la producción», apuntaron en un comunicado.

«Un modelo productivo es el que va a reactivar el mercado interno, y ese modelo es el que necesitamos para desarrollarnos. El cambio de paradigma en el plan económico del país es auspicioso y es por lo que veníamos trabajando», completó Moreira.

«El día después del industricidio»

El Consejo Productivo Nacional, que integra la Mesa Nacional de Pymes, sostuvo en un informe titulado «Las Pymes: día después del industricio» que durante el macrismo «se cuentan 22.859 empresas menos, equivalentes a un 4% del total de empleadores registrados como aportantes al sistema impositivo».

Añaden que el escenario venidero es complejo, ya que volver a reestablecer el tejido industrial de acuerdo con la cantidad de empresas que funcionaban en 2015 «puede demorar hasta 8 años». Esto, proyectando diversos escenarios de crecimiento optimistas para los próximos años, con tasas de crecimiento del PBI (0,4%, 0,6% y 0,8% trimestral).