Con el bastón de mando bonaerense ya en mano, Axel Kicillof tomó juramento ayer al equipo definitivo de ministros que integrarán su Gabinete los próximos cuatro años. Con la aparición de caras jóvenes y novedosas y la reaparición de figuras con larga trayectoria en la política, el gobernador concretó la formación del equipo al que comprometió, frente a un colmado Teatro Coliseo Podestá, a trabajar como «militantes» de un Estado provincial al servicio de los y las bonaerenses.

«Yo ya había dicho que este no va a ser un gobierno de marketing. Va a ser un gobierno de gestión, de cercanía. Un gobierno que esté presente, que esté disponible. Y eso es lo que quiero pedirle a cada miembro del Gabinete. Que nuestra prioridad sean los y las bonaerenses», dijo Kicillof en su discurso con el que dio paso a la jura de los trece ministros y ministras, como también de quienes conducirán secretarías y entidades dependientes de Provincia.

Kicillof: «este no va a ser un gobierno de marketing. Va a ser un gobierno de gestión, de cercanía. Y eso es lo que quiero pedirle a cada miembro del gabinete: Que nuestra prioridad sean los y las bonaerenses».

Allí asumieron su cargo Carlos Bianco (jefe de Gabinete), Augusto Costa (ministro de Producción), Pablo López (ministro de Economía), Sergio Berni (ministro de Seguridad), Julio Alak (ministro de Justicia), Estela Díaz (ministra de las Mujeres, Género y Diversidad Sexual), Agustín Simone (ministro de Infraestructura), Fernanda Raverta (ministra de Desarrollo de la Comunidad), Mara Ruiz Malec (ministra de Trabajo), Daniel Gollán (ministro de Salud), Jésica Rey (ministra de Comunicaciones), Teresa García (ministra de Gobierno) y Javier Rodríguez (ministro de Desarrollo Agrario).

También juraron Cristian Girard como nuevo presidente de ARBA, Juan Cuattromo como titular de Banco Provincia, Agustina Vila en la conducción de la Dirección General de Cultura y Educación, y Federico Thea como secretario general.

Leer también: Asumió Axel Kicillof: anunció que derogará el último tarifazo y puso foco en las pymes

La disposición del conjunto de referentes que ahora integran el Gabinete tuvo un fuerte renombre en el escenario mediático y político, en especial por la combinación de cuadros técnicos jóvenes (muchos no superan los 46 años de edad) emergidos del entorno directo del propio Kicillof –como es el caso de Costa, Bianco y Rey, quienes acompañaron paso a paso al gobernador en su trayecto de campaña en los últimos meses–, junto a referentes de gestiones pasadas dentro de la Administración Pública.

Tal es el caso de Julio Alak, quien fue intendente de la ciudad de La Plata y ministro de Justicia y Derechos Humanos durante el último gobierno de Cristina Fernández de Kirchner; o el de Sergio Berni, quien se desempeñó como secretario de Seguridad en el mismo lapso. Allí también aparece Gollán, quien en dicha gestión condujo el Ministerio de Salud a nivel nación.

«Se ha discutido muchísimo la separación entre la cuestión técnica y política. Yo no creo en eso. Le voy a pedir a las ministras y ministros volver a reivindicar, a darle jerarquía y tradición a la tarea. Que sea un gabinete solidario, próximo pero también militante», fue el planteo de Kicillof para los diecisiete funcionarios que ayer concurrieron a prestar juramento.

«Sé que la palabra ha sido bastardeada. No estoy hablando de militancia partidaria, sino con el compromiso de lo que es el Estado. En estas circunstancias no puede no tener un complemento además de lo que estrictamente está reglado. Tiene que tener algo más, y eso es una profunda entrega con la responsabilidad que le toca a los y las funcionarias», dijo el gobernador. Y agregó: «Tienen que estar convencidos debido a la emergencia que vive la provincia. Hay que militar por la provincia de Buenos Aires. El Estado tiene que ser un Estado militante y compañero».

«Tienen que estar convencidos debido a la emergencia que vive la provincia. Hay que militar por la provincia de Buenos Aires. El Estado tiene que ser un estado militante y compañero»

Tras las juras, además, el gobernador anunció la creación de un consejo que nucleará a todas las universidades nacionales y provinciales con asiento en territorio bonaerense, que estará a cargo de la diputada y referente del peronismo platense Florencia Saintout.

Por otro lado, una de las grandes novedades de este nuevo esquema ministerial, presentado y aprobado de manera previa por el propio gobernador, es la aparición del Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad Sexual, a cargo de Estela Díaz. Esta cartera se replica a nivel Nación bajo el mandato de Elizabeth Gómez Alcorta, quien ayer también estuvo presente en la jura de funcionarios provinciales.

«Celebramos también esta decisión de Axel Kicillof de jerarquizar las políticas públicas en materia de género en la provincia de Buenos Aires. Esto habla del compromiso real del gobernador en reducir y erradicar las desigualdades y combatir la violencia contra las mujeres», dijo Gómez Alcorta.

Emergida de la militancia gremial en la Central de Trabajadores del Estado, Díaz integró la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, espacio donde adquirió una fuerte actividad. «Vamos a trabajar juntas, Nación y Provincia, con una perspectiva común que tanta falta hace y esperan las mujeres y disidencias», expresó la flamante ministra días antes de su asunción.

Cabe destacar que, de manera previa al acto de asunción, Kicillof mantuvo una reunión donde se discutió el mentado «plan de cien días», apuntado a atender de manera inmediata los problemas más urgentes que acucian a la población bonaerense. Emergencia alimentaria, crisis del sector pyme y estancamiento del agro y el reordenamiento fiscal para sanear las finanzas públicas son algunos de los puntos más preocupantes que deberá atender la nueva gestión.