Concluida la jornada de celebración por la asunción de la dupla presidencial Fernández-Fernández, este miércoles fue el turno de Axel Kicillof y Verónica Magario para recibir los atributos de gobierno en la provincia de Buenos Aires. En presencia de legisladores, intendentes, integrantes del nuevo Gabinete y de los propios Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, Axel Kicillof brindó un extenso discurso donde dio el puntapié inicial a la gestión, y presentó las principales prioridades para sacar adelante la «tierra arrasada» por María Eugenia Vidal.

«Hoy es un día muy especial, es el día en el que vengo a comprometerme ante los y las bonaerenses a trabajar sin descanso y con honestidad para reconstruir la provincia de Buenos Aires. Para recuperar los derechos perdidos, pero también para transformar a fondo nuestra provincia», fue el disparador del nuevo mandatario bonaerense para explayarse sobre el programa de gestión donde buscará recuperar la productividad industrial y agropecuaria, reactivar las pymes y poner un freno contundente a los tarifazos desplegados por Cambiemos.

Kicillof: «vengo a comprometerme ante los y las bonaerenses a trabajar sin descanso y con honestidad para reconstruir la provincia de Buenos Aires. Para recuperar los derechos perdidos».

«Lo sabemos todos, la Corte Suprema en un fallo del 2017 dijo que las tarifas tienen que ser razonables», fue una de las medidas más contundentes que Kicillof destacó, luego de realizar un balance de las condiciones financieras de la Administración Pública bonaerense. Una deuda multiplicada por cinco, la crisis provocada por falta de pago de sueldos y aguinaldos son algunos de los elementos que la nueva gestión deberá atender de manera inmediata.

«El aumento de tarifas lo vamos a dejar sin efecto. No es porque no queramos respetar contratos, tenemos que revisar lo actuado, por eso convoco hoy a las empresas del sector para trabajar en un esquema que sea justo, sostenible y razonable», explicó el flamante jefe de Estado bonaerense.

Kicillof: «En cuatro años cerraron 3.300 PyMEs industriales y 9.500 comercios. No son números, son personas, es gente de carne y hueso».

Otro de los puntos de atención fue centrado en la debacle que atraviesa el mundo de la pequeña y mediana empresa en la provincia de Buenos Aires. «En cuatro años cerraron 3.300 pymes industriales y 9.500 comercios. No son números, son personas, es gente de carne y hueso», fueron sus palabras. En este problema se focaliza la iniciativa de proponer la declaración de emergencia pyme, dirigida a atender la situación de las empresas con mayor vulnerabilidad, «para que no cierre ni una empresa más». El nuevo gobernador señaló que a partir de ahora «hay que embarrarse, estar, acompañar, contener, ayudar y proteger al tejido productivo».

«para que no cierre ni una empresa más. hay que embarrarse, estar, acompañar, contener, ayudar y proteger al tejido productivo»

Esto apunta a resolver cuestiones crediticias, salariales, tarifarias, entre otros puntos, para brindar al sector todas las herramientas a disposición. Según informaron desde el entorno del nuevo mandatario, en los próximos días se van a conocer los detalles de este proyecto a inmediato plazo.

«Creo que el discurso de Axel logró hacer una radiografía y diagnóstico y plantear los desafíos que se vienen apenas asumamos nosotros. Vamos a trabajar en las distintas áreas para este plan de los cien días, como lo llamamos», estimó Carlos Bianco, quien se hará cargo de la Jefatura de Gabinete del gobierno provincial.

«La situación de las cuentas fiscales es compleja. Hay un problema de un déficit para cerrar el año muy importante, el perfil de deuda como está dado en su estructura es imposible de resolver, así que vamos a trabajar para llevar tranquilidad a los bonaerenses. Ordenando las cuentas y cambiando el esquema de prioridades. La gobernadora dijo que estaba garantizado todo para afrontar los pagos de fin de año, vamos a tener que revisarlo eso», expresó, por su parte, quien se hará cargo del Ministerio de Producción bonaerense, Augusto Costa.