El Acueducto Norte sigue siendo un dolor de cabeza para los vecinos de Gonnet y Villa Castells, en La Plata. Desde el sábado al mediodía, no cuentan con el servicio de agua por una rotura en el tramo de 14 y 489, en el marco de las altas temperaturas que se registraron en los últimos días. Desde Aguas Bonaerenses S.A. comunicaron que volvería por la noche.

La empresa estatal de la provincia hizo esta obra hidráulica por un costo de 70 millones de pesos para poner fin a la falta de agua potable de los vecinos. Sin embargo, de las canillas aún sale agua con altos contenidos de cloruros que la vuelven no potable, según estableció un fallo de la Justicia bonaerense en 2016. Eso obliga a ABSA a brindar bidones.

«Los caños se siguen reventando cada dos o cuatro meses en diferentes lugares del trayecto de la obra, sin una solución definitiva»

Los vecinos deben recurrir de lunes a sábado a la delegación de Gonnet y al centro comunal de Villa Castells en busca de bidones o abastecerse de cisternas distribuidas por los barrios.

Esta situación de irregularidad se complejizó el sábado con el corte del servicio. Desde el sábado la presencia de vecinos se multiplicó y los bidones escasearon. El malestar se acrecentó por el calor y las reiteradas fallas en la obra que había sido vendida por la empresa y la gestión de Cambiemos como la solución definitiva para un problema que se arrastra en el tiempo. Todo esto, mientras el gobierno de María Eugenia Vidal habilitaba un tarifazo tras otro.

«Los caños se siguen reventando cada dos o cuatro meses en diferentes lugares del trayecto de la obra, sin una solución definitiva por parte de la empresa estatal, pese a los abultados tarifazos que pagamos por un servicio de agua que no es potable», dijo a Contexto Adriana, una de las vecinas afectadas.

Durante la gestión de María Eugenia Vidal, el gerente de la empresa fue Rafael Sardella, hombre que a su vez se desempeña en Sideco, grupo empresario de la familia Macri. «La verdad que es lamentable que durante estos cuatros años esta gestión de gobierno no haya resuelto un problema que es un elemento vital para todos los vecinos», añadió la vecina.

Ante la ola de reclamos, desde ABSA grabaron un mensaje para los vecinos que llamaban al teléfono de atención al cliente. «Debido a la reparación de un tramo del Acueducto Norte en calle 489 y 14, podrás notar falta de agua en la localidad de Gonnet. Las tareas finalizarán alrededor de la hora 18. Luego, de forma paulatina y progresiva, hacia la noche irán recuperando la presión habitual», decía el mensaje.

Al cierre de esta edición, los vecinos todavía no tenían agua, después de más de dos días sin el suministro. «No es un problema de baja presión, directamente no tenemos una gota de agua. Estamos cansados de esta situación que se repite una y otra vez. Si el acueducto es nuevo, no debería romperse. O está mal hecho o usaron material de baja calidad, de otra manera no se explica», dijo a este medio Gerardo, vecino e ingeniero de la zona de 6 y 494.

«No es un problema de baja presión, directamente no tenemos una gota de agua. Estamos cansados de esta situación»

«Este gobierno se jactó de hablar de transparencia, pero nunca supimos si la obra se finalizó o no, nunca quedó clara la conclusión de los trabajos», finalizó.

Otro de los platenses de esa zona afirmó que en 489 y 14, donde ayer los empleados de ABSA llevaban a cabo las reparaciones, esa esquina se encontraba «inundada» por las pérdidas del acueducto.