«Que Garro nos eche significa quedarnos sin nada, quedarnos en la calle. Hay matrimonios que los dos tienen sueldos de cooperativistas, por lo tanto, quedan absolutamente sin nada», dice, desde la puertas de la Municipalidad de La Plata, Graciela Rey, una de las despedidas de la gestión de Julio Garro este mes.

Rey pertenece al Movimiento Nacional Surge, organización que el 15 de noviembre fue notificada de que 157 de sus cooperativistas no tendrían más contratos. El argumento esgrimido por las autoridades municipales fue, nada más ni nada menos, que se trataba de una cuestión política, la cual los propios trabajadores catalogaron como «revanchismo», tras el apoyo que brindaron en las pasadas elecciones al peronismo.

«Todas estas familias asisten a comedores. la plata no alcanza con los 6.250 pesos que ganamos. Ahora con esta situación es todo peor»

Luego de los despidos, los y las cooperativistas comenzaron una lucha para lograr la reincorporación, con masivas movilizaciones, consiguiendo el viernes 22 el compromiso del secretario de Coordinación Municipal, Oscar Negrelli, de que serían nuevamente vinculados. Sin embargo no sucedió, por lo que volvieron a salir a las calles.

«Negrelli se comprometió a reincoporarnos. Dos días después, por un comunicado que sacamos, nos vuelven a despedir. Todo de palabra. Todo un desastre la gestión de Garro», sostiene Rey.

Vale destacar que los movimientos sociales, desde el inicio del primer mandato de Garro, vienen reclamando mejores condiciones laborales, más puestos de trabajo y la necesidad de un aumento salarial acorde a la escalada inflacionaria. Pero no solo se desoyó estos reclamos sino se decidió avanzar con los despidos.

«Todas estas familias asisten a comedores. La plata no alcanza con los 6.250 pesos que ganamos. Ahora con esta situación es todo peor», dice Rey.

Más allá de los integrantes del Movimiento Surge, hubo otros dos despidos: un trabajador que fue vinculado con el Frente de Todos y una trabajadora que participó de los reclamos por la reincorporación.

«Fui a llevarle un sándwich a mi señora que estaba fiscalizando. Me vieron el delegado y el subdelegado de la delegación de Villa Alba (Villa Elvira). Me presenté, les dije que estaba ayudando a mi señora y cuando me presenté a trabajar el lunes me dijeron que estaba suspendido por esa razón», relata desde la Municipalidad Leonardo Silvera, quien llevaba doce años trabajando para la Comuna.

En este marco, Silvera destaca que se trata meramente de una cuestión política, «porque no tiene motivos, yo no estaba haciendo ninguna tarea para el Municipio, era mi día libre y me echaron».

«Necesitamos que Garro nos llame, que abra una mesa de negociación donde revea la situación de todas las familias»

«Nosotros pertenecemos al Frente de Todos, pero eso no tiene nada que ver. Somos trabajadores del Municipio, somos cooperativistas de la periferia, de los barrios que no se ven, también tiene que ver con eso. Garro apunta a gastar plata en el casco urbano y en los barrios completamente empobrecidos hay una miseria, una mugre y una inseguridad terrible», agregó Rey.

En este contexto, los y las cooperativistas piden que sea el propio intendente quien garantice la reincorporación. «Necesitamos que Garro nos llame, que abra una mesa de negociación donde revea la situación de todas las familias que estamos acá y que nos reincorpore», pidió Rey.