Por Pablo Pellegrino

Según el Índice de Producción Industrial Manufacturero que elabora el INDEC, el sector cumplió en octubre dieciocho caídas consecutivas en los niveles de producción al anotar una baja del 2,3% frente a octubre de 2018, y acumula en lo que va de 2019 una merma del 7,2%. 

En relación con el mes de septiembre, la serie desestacionalizada mostró una variación positiva en torno al 5%, luego de la caída que había mostrado en el noveno mes del año, del 5,1%. 

La producción industrial muestra una sostenida tendencia a la baja desde mayo del año pasado, casi en paralelo con el comienzo de la crisis económica. 

En octubre, los bloques que peores resultados obtuvieron fueron Otro equipo de transporte (–25,5%); Vehículos automotores, carrocerías, remolques y autopartes (–16,2%); Productos de metal (–9,0%); Prendas de vestir, cuero y calzado (–8,5%); Productos minerales no metálicos (–7,3). 

Del lado opuesto, los que mayores índices de producción marcaron fueron Productos textiles, con una suba del 15,1%; Productos de tabaco (5,9%); y Refinación del petróleo, coque y combustible nuclear (3,9%).

La producción de motocicletas, contenida en el bloque de Otro equipo de transporte, fue la que de manera individual anotó la peor caída de todo el índice, con una brusca disminución en torno al 41%, y acumuló en diez meses de 2019 una baja del 61,9%. 

También referido al rubro de transporte, la producción de autopartes se retrajo en octubre un 20,8%, y la de vehículos un 13,4%. 

La dramática baja de los números de la industria que se mantienen desde hace un año y medio también se reflejó en el último reporte laboral del Ministerio de Producción y Trabajo en base a los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA). 

De acuerdo con el reporte, la industria manufacturera lidera también la lista de destrucción de puestos de trabajo registrado en el sector privado, con una pérdida de más de 51.000 empleos formales. 

Según esos mismos datos, en los cuatro años de gobierno de Mauricio Macri, la industria tuvo una pérdida sostenida de empleos, con más de 150.000 bajas.