Por Pablo Pellegrino

Según el INDEC, en septiembre volvieron a caer las ventas en supermercados, autoservicios mayoristas y shoppings, y acumularon quince meses consecutivos en baja. 

Los resultados de las ventas de supermercado fueron un 8,8% más bajos que en septiembre del año pasado. En el rubro mayorista, la merma fue del 3,2%, y en centros de compras bajaron un 3,8%. 

La escalada inflacionaria que se mantiene desde la crisis cambiaria de principios de 2018 y la consecuente pérdida del poder adquisitivo del salario redundaron en una durísima caída del consumo que se mantiene en estos tres rubros desde julio del año pasado.

“Las ventas en supermercados a precios constantes de diciembre de 2016, durante septiembre de 2019, sumaron un total de 22.173,0 millones de pesos, lo que representa una caída de 9,0% respecto al mes anterior y una disminución del 8,8% respecto a septiembre de 2018”, señaló el INDEC. 

«Las ventas a precios corrientes para septiembre de 2019 relevadas en la Encuesta de Supermercados sumaron un total de 57.966,8 millones de pesos, lo que representa una disminución de 3% respecto al mes anterior y un aumento de 45,2% respecto al mismo mes del año anterior”, indicó, por otro lado, el organismo estadístico. 

Las ventas a precios corrientes, cabe destacar, tienen en cuenta el impacto de la inflación. Considerando la inflación acumulada de septiembre de 2018 contra el mismo mes de este año, el aumento del 45,2% en la facturación de los supermercados se ubicó por debajo del 53% que registró el Índice de Precios al Consumidor. 

En el caso de los shoppings, en términos interanuales la caída fue de 3,8% y de 13,2% con respecto a agosto. 

La merma en las ventas se produjo después de la brusca devaluación del 12 de agosto, que presionó más sobre la inflación y se notó con más fuerza en los supermercados. Sin embargo, durante este año, las peores caídas se registraron entre febrero y julio, donde las bajas superaron consecutivamente los 12 puntos porcentuales, con picos de hasta –14,5%.