Un nuevo incidente sucedido en una escuela pública bonaerense reavivó las denuncias por el deterioro edilicio generalizado que en agosto de 2018 provocó las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, docente y auxiliar fallecidos por una explosión en la Escuela Nº 49 de Moreno. La gestión de Cambiemos llega a su fin con una muestra más de la desidia en educación como resultado del abandono de un gobierno en retirada.

El nuevo episodio tuvo lugar en un establecimiento de Florencio Varela, donde un techo se derrumbó sobre el escritorio de una docente mientras dictaba clases. El impacto generó varias heridas en la trabajadora, que debió ser asistida por personal del lugar. Por el golpe sufrió varios cortes en su cabeza, hombros y brazos, debió ser asistida de urgencia y derivada a un centro de salud.

El hecho ocurrió en un aula de la Escuela Nº 28 del barrio Villa del Plata, del distrito del sur bonaerense, y desde el gremio UDOCBA relataron que «este desprendimiento impactó sobre la docente del curso, que tuvo que ser inmediatamente atendida por las graves heridas sufridas».

Lee también: Ratas, falta de agua y de gas: los problemas de las escuelas de La Plata

La situación no tardó en conocerse a nivel público, y los gremios de educación convocaron a una medida de fuerza, tanto en apoyo de la docente afectada como en repudio de las precarias condiciones en que el gobierno de María Eugenia Vidal deja el sistema educativo bonaerense, a semanas de retirarse del poder.

«Una vez más los Trabajadores de la Educación y los alumnos somos víctimas de la desidia, el ajuste y las condiciones en que deja las escuelas la Gobernadora Vidal»

«Una vez más los trabajadores de la educación y los alumnos somos víctimas de la desidia, el ajuste y las condiciones en que deja las escuelas la gobernadora Vidal», fueron las palabras del gremio SUTEBA, que convocó ayer a un paro de actividades en Florencio Varela a causa del hecho.

«Si uno observa, eran conocidas las filtraciones de agua permanentes que estaban deteriorando la estructura del colegio de Florencio Varela, y hubo una ausencia total del Estado. Meses antes había pasado algo similar en la Escuela Nº 25 de Pilar», dijo a Contexto Adriana Monje, vocera de UDOCBA a nivel provincial.

Monje: «Lo que sucedió en Varela es el reflejo de todos estos años de abandono de la escuela pública en Buenos Aires. no podemos olvidarnos de lo sucedido con Sandra y Rubén».

«Lo que sucedió en Varela es el reflejo de todos estos años de abandono de la escuela pública en la provincia de Buenos Aires. Nosotros no podemos olvidarnos de lo sucedido el año pasado con Sandra y Rubén. Esto es resultado de un gobierno que decidió no invertir en infraestructura, que no se preocupó por prevenir, por controlar el estado de los establecimientos. Es un milagro que no tengamos más accidentes y pérdidas de vidas», agregó Monje.

Frente a la situación, además de los gremios docentes bonaerenses, también actuó el gremio estatal ATE de Florencio Varela, quien realizó una movilización hacia la escuela a partir de las 11 «en repudio de la falta de inversión» y en reclamo de la «emergencia en infraestructura en todos los establecimientos educativos del distrito». En la manifestación, el gremio apuntó contra el gobierno provincial por «hacer oídos sordos al reclamo de infraestructura en las escuelas de nuestro distrito y de toda la provincia».