Los gremios del sector portuario, representados en la Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra), celebraron ayer la marcha atrás del gobierno nacional en su decisión de licitar el puerto de Buenos Aires a pocos días de dejar la gestión, y apuntaron a construir una «política estratégica» para después del 10 de diciembre.

Fue en un panel en Diputados organizado por la diputada Fernanda Vallejos, quien presentó un proyecto de resolución que declara de interés federal el puerto de Buenos Aires, elaborado codo a codo con los sindicatos del sector.

Fernanda Vallejos: «El puerto involucra una situación relacionada con las condiciones de desarrollo económico de nuestro país».

El puerto es el más importante del país. Por allí entra y sale el 70% de los contenedores del comercio exterior. El proyecto se originó ante la iniciativa del macrismo de buscar trasladarlo a manos del gobierno porteño, el único que queda en su poder. El cambio de estatuto, la designación de autoridades afines para llevar a cabo negocios inmobiliarios con empresarios amigos y la licitación de los pliegos a pocos días de retirarse de la Casa Rosada fueron otras jugadas que no tuvieron éxito.

Con vistas a la próxima gestión, los gremialistas señalaron su objetivo de dar de baja el actual proyecto de licitación y conformar uno nuevo que abarque a todos los actores del sector. «Un pliego que beneficie al país y a los trabajadores», indicaron.

«Es bueno celebrar este encuentro y esta postergación», dijo Juan Carlos Schmid, titular de la FeMPINRA, en relación con la licitación que pospuso la Administración General de Puertos a través de la Resolución 174/2019 publicada ayer, que lleva la firma del interventor Gonzalo Mórtola. Y añadió que «en la medida que se haga una política de inversión y de innovación del puerto de Buenos Aires, estamos afuera del mercado mundial».

En ese sentido, reclamó mejoras en la infraestructura del puerto y una «política integral», porque «es un nudo estratégico que tiene que multiplicar los trabajos por fuera, hacer posible que ese trabajo sea competitivo, que llegue con el mejor precio para el comercio exterior, y que evite el flujo de pobres sobre los centros urbanos, que despliegue el desarrollo territorial de una vez por todas».

«El puerto involucra una situación relacionada con las condiciones de desarrollo económico de nuestro país», dijo por su parte Vallejos, quien felicitó a los trabajadores por su lucha. La diputada criticó la «decisión del Gobierno de avanzar en una licitación forzada para configurar un monopolio en el puerto para sus intereses económicos y políticos, que enrarecieron una situación que desde el vamos tenía poco sentido porque estamos a las puertas de un nuevo gobierno».

El proyecto de Vallejos, que llevó la firma de catorce diputados del bloque FpV-PJ, sostiene que el puerto «es un bien de dominio público que sirve a intereses federales», e insta al actual Ejecutivo y a la Administración General de Puertos Sociedad del Estado (AGPSE) a «abstenerse de realizar cualquier hecho o acto jurídico que modifique total o parcialmente la situación jurídica, empresarial o dominial del puerto» de Buenos Aires.

Frente a un público gremial exultante que coreó «el puerto no se vende», Vallejos apuntó de cara a lo que viene a la «construcción de una política portuaria en el marco del desarrollo nacional, por la importancia del puerto en el engranaje de nuestra nación, pensado en la integralidad de su territorio federal y la necesidad de fortalecer a la Argentina económicamente».

juan carlos Schmid (fempinra): «Es bueno celebrar este encuentro y esta postergación».

Pino Solanas, quien ha trabajado en materia de actividades portuarias y ferroviarias, apoyó el proyecto y calificó de «canallada traidora la intención del gobierno de privatizar el puerto». Dijo a su vez que «el puerto forma parte del destino del país, es materia de un debate profundo entre todas las partes y eso se enmarca en qué proyecto de país queremos».

En la mesa junto a Vallejos, Schmid y Solanas estuvieron referentes de los gremios portuarios: Víctor Raúl Huerta, secretario general de la Asociación Argentina de Empleados de la Marina Mercante; Roberto Coria, secretario general del Sindicato de Guincheros y Maquinistas; Raúl Lizarraga, titular del Sindicato Encargados Apuntadores Marítimos y Afines (SEAMARA); y Leonardo Salom, secretario general adjunto del APDFA, que representa al Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos Argentinos. Habló también el abogado constitucionalista y especialista en política portuaria Jorge Cholvis.