Los y las trabajadoras de la actividad marítima, portuaria e industrial llevan a cabo esta semana una serie de actividades para manifestarse contra la licitación del puerto de Buenos Aires que el gobierno planea para el 2 de diciembre, apenas ocho días antes de la asunción de la nueva gestión.

La Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval (FeMPINRA), que conduce Juan Carlos Schmid, llamó a un cese de actividades para el miércoles desde las 10 hs y a una marcha a las puertas de la Administración General de Puertos (AGP), organismo descentralizado que administra el puerto y depende del Ministerio de Transporte. Reclaman la «suspensión de esta licitación absurda, de espalda a los trabajadores, que se hace exclusivamente para privilegiar el negocio inmobiliario», manifestaron en un comunicado desde la federación.

https://twitter.com/FeMPINRA/status/1199030346853076993?s=20

A su vez, esta tarde desde las 16:30 se realizará en Diputados la presentación de un proyecto de declaración de interés federal del Puerto de Buenos Aires, por iniciativa de la diputada Fernanda Vallejos (FpV-PJ). Allí hablará Schmid por la FeMPINRA y otros referentes gremiales del sector.

Los sindicatos pondrán sobre la mesa su rechazo a la jugada del gobierno para poner fin a la intervención de la AGP sobre el puerto. También cuestionan el cambio de estatuto jurídico y de directorio del puerto, que tiene como objetivo, señalan, dejar vía libre para los negocios inmobiliarios a la zona sur del puerto.

«El proyecto de terminal única cercena otros espacios del puerto, que quedarían en favor de intereses inmobiliarios, y dejaría sin trabajo a 1.500 trabajadores», afirmó a Contexto Leonardo Salom, secretario general adjunto del APDFA, gremio que representa al Personal de Dirección de Ferrocarriles y Puertos Argentinos.

El gobierno designó para el 2 de diciembre la licitación del puerto, cuyo objeto, denuncian los gremios, sería la transferencia de los terrenos de la zona denominada Puerto Sur, con fines de negocios inmobiliarios. Los gremios advierten que el proyecto es crear allí un «Puerto Madero II». Asimismo, la empresa de Singapur PSA es la principal candidata a quedarse con la licitación. El empresario y amigo de Mauricio Macri Nicolás Caputo es cónsul honorario de Singapur en Argentina. Esas líneas de coincidencia y la falta de aclaraciones al respecto de parte del macrismo alertan a los sindicatos.

El puerto es un botín jugoso y una zona clave del comercio exterior argentino, ya que por allí entra y sale el 70% de los contenedores del país. Antes, el macrismo buscó pasarlo de la órbita del gobierno nacional al porteño, para que quede en sus manos, pero la iniciativa no prosperó por la resistencia gremial.

Por parte del gobierno, el interventor general de Puertos, Gonzalo Mórtola, había comunicado vía Twitter el envío del expediente para dar por finalizada la intervención del puerto. Según manifestó, justificó la medida en que posibilita «beneficios para el Comex» y de «modernización» del puerto.

La FeMPINRA reclama que se postergue la apertura de los sobres de la licitación de modo que el próximo gobierno evalúe los pliegos con tiempo y evitar de este modo las especulaciones sobre intereses inmobiliarios.

De cara a lo que viene tras el 10 de diciembre, los sindicatos piden a su vez «una política de Estado que fomente a las actividades portuaria, de la industrial naval y de la marina mercante».