«Estamos como cuando nos dieron la sentencia. Eso lo que nos da la pauta para seguir pidiendo justicia por Lucía», dijo a Contexto Marta Montero, la madre de Lucía Pérez, luego de que se cumpliera un año del polémico juicio que dejó absuelto a los feminicidas de la joven marplatense.

En octubre de 2016, Lucía Pérez fue drogada, violada y asesinada. Dos años después, su caso llegó a juicio, pero el Tribunal Oral en lo Criminal N° 1, a cargo de los jueces Facundo Gómez Urso, Pablo Viñas y Aldo Carnevale, consideraron que no fue feminicidio ni mucho menos abuso. Los acusados, Matías Farías y Juan Pablo Offidani, fueron condenados, pero por venta de drogas, mientras que Alejandro Maciel resultó absuelto.

Leer también: Con Lucía Pérez como bandera principal, las mujeres vuelven al paro y a las calles

El escandaloso fallo puso en cuestión la vida sexual de Lucía Pérez, asegurando que, como tenía relaciones con mayores y «tenía carácter», no podía haber sido nunca violada. Al mismo tiempo consideraron que Farías no podría haber violado a la joven porque le regaló facturas y una chocolatada, «actitudes que no corresponden a las de un femicida».

«Todo fue en un marco de normalidad y naturalidad, todo fue perfectamente querido y consentido», aseguraron los jueces, quienes cosecharon fuertes repudios, mayormente del movimiento feminista, que avanzó con un masivo paro en diciembre de 2018.

En este marco, la familia de Lucía Pérez exigió nuevamente este martes a Casación la nulidad del juicio y que se investigue de nuevo. «Necesitamos que se haga un juicio nuevamente, con otros jueces, que tengan perspectiva de género, que tengan otra mirada a los derechos humanos de una niña de dieciséis años», destacó Montero.

Para la familia de la joven, Gómez Urso, Viñas y Carnevale «juzgaron más la vida de Lucía que a los acusados». En ese sentido, su madre consideró que «poco faltaba para que pusieran ‘Lucía fue la culpable de su propia muerte’. ‘Lucía era una persona de carácter fuerte que podía llevarse adelante a tres tipos’. A Lucía la drogaron de una manera que no podía ni defenderse. ¿Qué nos vienen a hablar? Estaba explícito eso».

«poco faltaba para que pusieran Lucía fue la culpable de su propia muerte. a lucía la drogaron de una manera que no podía ni defenderse. ¿Qué nos vienen a hablar? Estaba explícito eso»

En este marco, Montero consideró que también hay un disciplinamiento al movimiento de mujeres. «Es decir: cállense, no se hagan las locas, con el poder no se metan. Pero se equivocaron y mal, porque ellos nos enseñaron cómo seguir luchando, ellos nos dieron las herramientas, porque si a mí me hubieran dado una condena ejemplar, que es ni más ni menos que una perpetua por haber asesinado a una criatura de dieciséis años, que es lo que se merecen, yo me hubiese quedado en mi casa, no hubiese hecho nada. De esta manera me enseñaron a salir a las calles, a luchar por el resto de las chicas, ya no es solo por Lucía», sostuvo.

En este contexto, más allá de la nulidad del fallo y del pedido de un nuevo juicio, la familia de Lucía se encuentra impulsando el pedido de jury sobre los magistrados actuantes en este caso, reclamo que ya llegó al Congreso de la Nación.