Por Santiago Masseti

La Agencia Bolivia en Resistencia (ABR) nació como una herramienta periodística plurinacional para enfrentar, denunciar y combatir el golpe de Estado llevado a cabo contra el presidente Evo Morales, a través del gobierno de Estados Unidos, la Policía, las Fuerzas Armadas y la oligarquía racista boliviana.

Es un iniciativa de un grupo de periodistas y comunicadores y comunicadoras de Bolivia en la clandestinidad, con la cooperación de compañeros y compañeras que trabajamos desde Argentina  y desde otras latitudes de América Latina.

Luego del golpe, decidimos en forma desinteresada, ponernos al servicio del pueblo boliviano, brindando un trabajo periodístico que denuncie las violaciones a los derechos humanos o la entrega de las riquezas del país altiplánico–amazónico a las empresas estadounidenses y europeas.

La flamante Agencia fue creada como un reflejo militante ante la ofensiva mediática del golpismo boliviano y como una alternativa comunicacional que denuncie, analice y narre lo que sucede en el vecino país.

Por el vértigo de los acontecimientos, ABR construye desde la marcha sus herramientas y soportes tecnológicos, y cuenta con la solidaridad activa de otros medios del campo popular, democrático y antiimperialista, entre ellos de la Agencia Periodística de Buenos Aires Aires (AgePeBa).

Asimismo, videos, fotos, textos y otros documentos también circulan desde las cuentas de Facebook, Instagram y Twitter (@AgenciaBoliviaR).

ABR cuenta con una redacción móvil y clandestina en Bolivia y otra en Buenos Aires. Hasta el momento, el colectivo de profesionales que la integra brinda un servicio periodístico respaldado por las diferentes plataformas provenientes de las redes sociales. Ambas redacciones piensan, redactan y editan un boletín que se distribuye exclusivamente en las principales ciudades bolivianas.

Inspirados por las enseñanzas del periodismo militante de Rodolfo Walsh, ABR tiene como premisa: ”El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información».