El juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, recibió la confirmación por parte de la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado Poder Judicial de la Nación (Dajudeco) de la intervención de los teléfonos del empresario Pedro Etchebest que dio origen a la causa que se tramita en Dolores cuando denunció la extorsión que llevaba adelante en su contra el falso abogado Marcelo D’Alessio y en la que habría participado el fiscal Stornelli. 

De acuerdo con la información que proveyeron al magistrado, la pinchadura telefónica se produjo en el marco de una causa penal por estafa que data de 2016 y que está en manos de Claudio Bonadio, imputado en la causa de Dolores y con una tensa relación con el juez Ramos Padilla. 

Los tironeos entre ambos magistrados se produjeron en medio de desesperados intentos de buena parte de Comodoro Py y el gobierno por trasladar la causa de espionaje ilegal a los tribunales de Retiro, cuestionando la intervención de la jurisdicción dolorense. 

Desde hace meses, Ramos Padilla intenta sin éxito que su par de la capital le envíe los expedientes originales de la denominada causa GNL. Ese expediente es de suma importancia por la participación del falso abogado en su reactivación.

Cabe recordar que en esa causa por presuntos pagos de sobreprecios en la importación de gas intervino el «perito trucho» Daniel Cohen, y cuando se comprobó la falsedad de los datos que aportó la causa estaba a punto de caer. Fue «salvada» con el testimonio de D’Alessio, que se presentó voluntariamente a aportar nuevos datos en la fiscalía de Carlos Stornelli, de probados vínculos entre ambos. 

La causa GNL es fundamental para el juez Bonadio y para Carlos Stornelli, porque es la que utilizaron para declarar la conexidad con la denuncia del chofer Centeno y, de esa manera, intervenir en ese expediente. 

Más allá de esa puja, ahora Ramos Padilla le pidió que de manera urgente le remita las actuaciones en esa causa por estafa por la que se intervinieron las comunicaciones del empresario denunciante, quien dijo no haber sido notificado nunca por la Justicia acerca de dicha denuncia. 

Por su parte, la abogada del empresario, Natalia Salvo, dijo que Etchebest nunca fue notificado sobre esa causa que tramitaba Bonadio, y explicó que, luego de conocer la resolución de Ramos Padilla, se presentaron en Comodoro Py para conocer la imputación contra su cliente. 

«Si esas escuchas se realizaron entre los años 2018/2019, confirmaría una ejecución concatenada de jueces, fiscales, defensores públicos y periodistas, a los fines de extorsionar, armar causas y perseguir opositores políticos»

«Si esas escuchas se realizaron entre los años 2018/2019, confirmaría una ejecución concatenada de jueces, fiscales, defensores públicos y periodistas, a los fines de extorsionar, armar causas y perseguir opositores políticos», destacó la letrada en sus redes sociales, y apuntó: «De ser así, realizaremos la denuncia pertinente (nuevamente) a Bonadio ante el Consejo de la Magistratura de la Nación, además de la correspondiente denuncia penal». 

Una de las principales preocupaciones en torno a las escuchas contra el empresario es sobre el período que menciona la propia abogada, que es cuando se produce la extorsión de la banda de D’Alessio. Y, aún peor, la sospecha de que hayan continuado las escuchas después de la denuncia que realizó, donde uno de los apuntados es el propio Bonadio.