Con participación de Kicillof e Iñigo Errejón, llega «La insubordinación de los privilegiados»

El documental dirigido por Nicolás Kreplak recorre los principales problemas que atraviesa la salud pública a nivel mundial y regional. A través del relato de tres pacientes, diferentes figuras dan testimonio del enorme negocio tramado por las corporaciones a costilla del sistema sanitario.

1151

La insubordinación de los privilegiados es el contundente título con que Nicolás Kreplak (foto) decidió bautizar el documental que dirigió durante los últimos dos años, y que se dedica a dar testimonio de los principales problemas de la salud pública tanto en el país como a nivel regional y mundial. Definida por su autor como una «producción militante hecha a pulmón», el film será estrenado a comienzos de diciembre y buscará difundirse entre centros culturales y espacios de militancia.

Mientras mantiene firme su tarea en la Fundación Soberanía Sanitaria –entidad dedicada al fomento y la difusión de perspectivas populares sobre la salud pública–, Kreplak espera ahora el estreno de este trabajo que comenzó a proyectar en 2017 junto a un grupo de profesionales del cine y las artes audiovisuales. Según el director, la película permite debatir «sobre cómo ser una sociedad más justa y sana».

Nicolás Kreplak: «Los propios empresarios se tornaron tan descaradamente ambiciosos que lograron que el sistema de salud sea ya directamente inviable».

Cabe destacar que Kreplak, quien supo ser viceministro de Salud de la Nación bajo la gestión de Daniel Gollán, es uno de los apellidos que suena con fuerza para integrar el Gabinete de Ministros de la futura gestión de Axel Kicillof como gobernador bonaerense. Este médico de 35 años sería el señalado para hacerse cargo de la cartera de Salud bonaerense, hoy en manos de Andrés Scarsi.

«Cuando el Estado se retira, el mercado es el que manda. Creo que ese es un buen punto de partida para entender la salud pública en relación a la actual coyuntura», dijo Kreplak a Contexto, quien conversó sobre los detalles de la producción que cuenta con la participación de figuras como el propio Kicillof, Gollán o el dirigente político español Iñigo Errejón.

«La película trata sobre el derecho a la salud, atravesada por la historia de tres personas que hablan sobre padecimientos y enfermedades. Y en algún momento de sus relatos aparece algo relacionado con el dinero, con una injusticia social alrededor de la economía. A partir de ahí, aparecen figuras que dan su opinión sobre la salud en general en Argentina y el mundo». En ese sentido, aparecen figuras del ámbito de la salud y el derecho de Brasil, como Sonia Fleury, o la especialista en salud pública Alicia Stolkiner.

Uno de los puntos destacados del film es la contundencia del propio nombre, surgido de una definición arrojada por Iñigo Errejón, que sintetiza el fenómeno que dio como resultado el negocio empresarial que prima en el manejo de la salud pública.

«Argentina tuvo un sistema de salud pensado como derecho universal en la época de Perón, pero después lo perdió. El sistema de salud venía siendo injusto e inequitativo, pero en los últimos treinta años se recrudeció por obra de los propios ganadores de ese sistema. Los propios empresarios se tornaron tan descaradamente ambiciosos que lograron que el sistema de salud sea ya directamente inviable. Esto refiere, por ejemplo, a medicamentos, que tienen un 33 mil por ciento de ganancias. Esos costos excesivos hacen que tengamos que repensar el sistema de vuelta», describió Kreplak.

Esos «privilegiados insubordinados» a los que refiere el realizador del film gravitan, de manera fundamental, en la industria farmacéutica y tecnológica.

El film espera ver su estreno el próximo 4 de diciembre y buscará insertarse en el circuito de centros culturales y espacios políticos y educativos para su difusión.

«Este es un proyecto militante hecho a pulmón, no tiene fines comerciales, sin costo. Quienes participaron de producción, de animación, de filmación, son los mejores del país en lo suyo, y lo hicieron a pulmón con sus propios equipos», definió el responsable de Soberanía Sanitaria.

El film espera ver su estreno el próximo 4 de diciembre y buscará insertarse en el circuito de centros culturales y espacios políticos y educativos para su difusión. Entre las conclusiones, Kreplak sintetizó el espíritu de la película como «la necesidad de recuperar el Estado como herramienta del pueblo. Eso es algo que incluso dice Kicillof en el documental: el Estado está para regular a favor del pueblo».