«Vidal es responsable hasta el 10 de diciembre de lo que ocurre en la provincia de Buenos Aires», afirman los médicos bonaerenses, promediando el final de la gestión de María Eugenia Vidal y de su ministro de Salud, Andrés Scarsi, quienes se van sin haber resuelto los reclamos salariales del sector y habiendo agravado la crisis del sistema de salud.

El reclamo puntual es de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (CICOP), quienes desde el comienzo de la gestión de Vidal vienen advirtiendo sobre el deterioro en el sistema sanitario bonaerense, con hospitales colapsados, falta de recursos y paritarias a la baja. En este marco, sobre el final del mandato de la gobernadora, vuelven a exigir que se haga cargo de la situación, al tiempo que esperan que la gestión entrante tenga la salud pública como prioridad.

Márquez: «Estamos mucho peor que hace cuatro años. El mejor dato es que el presupuesto votado para este año que está terminando es el más bajo de la historia».

«El sistema sanitario de la provincia está en una profunda crisis y todo lo que venía más o menos mal o regular, de arrastre que venía de la gestión de [Daniel] Scioli, se profundizó aún más. Estamos mucho peor que hace cuatro años. El mejor dato es que el presupuesto votado para este año que está terminando es el más bajo de la historia. Nunca se había registrado un presupuesto más bajo del 5,5% de los ingresos totales. Lo que se destina a un área dice qué importancia tiene esa área en la política de gobierno, y la salud lamentablemente tiene este déficit enorme», explicó a Contexto la presidenta de CICOP, Marta Márquez.

En cuanto a la cuestión salarial, ¿cómo está la situación hoy?
En lo que va de este año quedamos unos 40 puntos abajo como mínimo, porque no recuperamos lo de 2018 -que habíamos quedado 15 puntos debajo de la inflación-, y lo que nos ocurrió en 2019 es que cerramos la paritaria a fines de junio, es decir, antes de las PASO. Estábamos previendo llegar al 34,6% ahora en el mes de noviembre y obviamente quedamos totalmente traspasados por la devaluación, igual que el conjunto de la clase trabajadora. Pero en nuestros salarios en particular, una vez pasada la paritaria, se nota enormemente, por eso estamos reclamando la reapertura de paritarias y que el gobierno cumpla lo que firmó: que era la revisión en noviembre. Por eso estamos pidiendo la reapertura a un gobierno que es responsable hasta el 10 de diciembre de lo que ocurre en la provincia de Buenos Aires en general y en la salud en particular.

«Estamos pidiendo la reapertura a un gobierno que es responsable hasta el 10 de diciembre de lo que ocurre en la Provincia de Buenos Aires en general y en la salud en particular»

¿Cómo se traduce en la cotidianidad de los hospitales públicos tener el presupuesto más bajo de la historia?
La situación es complicada. Por un lado, hay poco dinero para destinar a salarios, por lo cual se pagan sueldos muy bajos, lo que hace que no sea atractivo trabajar en el sistema público. Por el otro, hemos estado muy complicados con el tema insumos, y esto no se ha revertido del todo. Cuando fue la devaluación, estuvimos con graves problemas, suspendiendo cirugías, en lugares muy importantes. Ahora estamos en el límite: trabajando sin stock, lo cual es grave, y la verdad es que no tenemos todo lo que necesitamos para trabajar. No se ha invertido en la infraestructura más que en las guardias nuevas que inauguró la gobernadora y que hizo de ellas su caballito de batalla, que, si bien son obras necesarias, son todas insuficientes. Además, como no se consultó a quienes trabajamos, en algunos lugares la verdad lo primero que había que hacer era la guardia, pero en otros lugares no: lo primero que había que hacer era mejorar el circuito eléctrico o cambiar caños para destapar pozos, tener un tanque en condiciones… Cuando se toman decisiones a espaldas de los trabajadores, no se atiende lo que es realmente prioritario.

¿Qué es lo que esperan del gobierno entrante?
Nosotros lo que estamos haciendo ahora es denunciar cómo está el sistema de salud, y son denuncias públicas. Entendemos que el gobierno entrante las tiene que tomar. Lo primero que esperamos es que aumente el presupuesto. Si para 2020 volvemos a tener el mismo presupuesto que tuvimos para 2019, la verdad que no hay por dónde empezar. Hay que iniciar un camino que revierta este deterioro. Si no se invierte dinero en la salud pública, no hay forma de recuperar ninguna de las cuestiones que tienen que ver con nuestros derechos como trabajadores, pero básicamente con los derechos de la población a atenderse en las mejores condiciones posibles. No se nos escapa que la provincia está endeudada, que la crisis es grave desde lo económico. También decimos que cuando las crisis son grandes hay que establecer prioridades, y sin duda los salarios de las y los trabajadores del Estado son prioritarios y hay que invertir en la salud porque la salud no puede esperar.

¿Tienen alguna reunión pautada con el gobernador electo Axel Kicillof?
Apenas asuma vamos a hacer un pedido institucional, formal, un pedido de audiencia y también a la espera de quien asuma al frente del Ministerio de Salud para iniciar los contactos. Pero por ahora no, porque entendemos que hay que hacerlo institucionalmente, y Axel Kicillof es el gobernador a partir del 10 de diciembre. Por eso no queremos dejar de decir en todos lados que hasta el último día la responsabilidad es de la gobernadora María Eugenia Vidal.