Desde hace semanas, la pequeña localidad bonaerense de Roque Pérez es noticia por no conocer el nombre del intendente que conducirá durante los próximos cuatro años ese municipio. Este martes, el recuento definitivo de los votos confirmó que el peronista Juan Carlos «Chinchu» Gasparini logró la reelección con un ajustado margen de nueve votos frente a su competidor de Juntos por el Cambio, Juan María Cravero. 

El resultado provisorio que se difundió inmediatamente después de los comicios arrojaba una ventaja similar (ocho votos) pero en favor del candidato macrista, que había obtenido el 50,04% (4.096 votos) contra el 49,96% que obtenía Gasparini. 

Sin embargo, desde el entorno del postulante del Frente de Todos señalaban, como efectivamente sucedió, que en el definitivo el resultado se daría vuelta porque faltaban computar dos mesas que le otorgaban una ventaja sobre Cravero. 

A pesar de que la noticia fue celebrada por la fuerza que triunfó a nivel nacional y provincial, desde Juntos por el Cambio pidieron la apertura de tres urnas que podrían dilatar más días la consagración. La Justicia deberá decidir el miércoles si hace lugar al reclamo de Cravero o lo desestima. Cabe destacar que la apertura de urnas se realiza por pedido de los fiscales partidarios y la Justicia da lugar cuando no hay acta de escrutinio, presente señales de haber sido adulterada o errores evidentes en la documentación de la mesa. 

Además del ajustado resultado que se definirá finalmente cuando se conozca la decisión de la Justicia Electoral, Roque Pérez fue uno de los municipios donde hubo escándalo por el reparto de bonos en medio de la crisis económica y en plena campaña electoral. 

De hecho, fue uno de los más resonantes, ya que desde el gobierno decían que trabajaban con los jefes comunales para repartir la ayuda, pero en esa localidad lo hacía la oposición.

Desde las redes sociales de Juntos por el Cambio de Roque Pérez anunciaban: «El concejal Juan María Cravero, a través de la gobernadora María Eugenia Vidal, gestionó un bono de $5.000» para personas que no eran alcanzadas por servicios sociales, como el seguro de desempleo, no percibían jubilaciones o pensiones, no trabajaban en relación de dependencia, entre otras condiciones. «Todas aquellas personas que cumplan con los requisitos se pueden anotar mañana de 9 a 18 en las oficinas de Juntos por el Cambio», concluía el mensaje que, luego de ser publicado en medios nacionales, fue borrado.