En sus últimos días de gestión, el gobierno de María Eugenia Vidal se retira aplicando recortes en el Ministerio de Gestión Cultural, que implican quitar jerarquía al Archivo Histórico «Doctor Ricardo Levene» y a la Dirección de Bibliotecas. La decisión fue repudiada por distintos actores políticos y culturales. Los últimos en manifestarse fueron los trabajadores del Teatro Argentino, entidad a la que también alcanza el Decreto 1345/19 que firmó la gobernadora el 17 de octubre.

A través de una carta, advirtieron una vez más de su «crítica situación laboral» que «imposibilita el normal desarrollo de las tareas de la institución». Pero también rechazaron la política general aplicada por el ministro Alejandro Gómez, cuestionado duramente en los últimos días.

La carta de la Asamblea de Trabajadores del Teatro Argentino de La Plata tiene como destinatarios a los directores generales del teatro, Martín Bauer y Claudio Montemurro, y remarca los «alarmantes aspectos no resueltos» por la Administración, que fueron una constante en los últimos años y llevaron a la paralización de la producción del teatro más importante de la provincia.

«Paralización del teatro y de su producción propia; lamentable estado de las condiciones edilicias y una situación inaceptable de salud, higiene y seguridad laboral», enumeraron los trabajadores.

Las problemáticas abarcan serias deficiencias edilicias y de condiciones de trabajo que fueron expuestas y denunciadas en repetidas ocasiones por las y los trabajadores. «Paralización del teatro y de su producción propia; lamentable estado de las condiciones edilicias perpetuando a la institución en una situación inaceptable de salud, higiene y seguridad laboral», enumeraron en el comunicado.

Las deficiencias también son presupuestarias por «subejecuciones que dejaron prácticamente sin programación a los cuerpos artísticos, talleres técnicos y demás sectores», afirmaron. La sala Ginastera, la más grande del teatro, cerró ante el incumplimiento de los plazos de obra de remodelación y puesta en valor del edificio, y no hay fecha para su puesta a punto.

Leer también: Por el abandono de Cambiemos, la gestión de Cultura en La Plata sigue a la deriva

A nivel laboral, detallaron el «progresivo vaciamiento por falta de concursos para cubrir las vacantes de todos los cuerpos y sectores, falta de sanción de planteles, estructuras y recategorizaciones; y tercerización de sectores como limpieza y vigilancia», objetaron.

«Por todo lo expuesto, la Asamblea General de Trabajadores del Teatro Argentino de La Plata decide repudiar la gestión del Director Gral. Artístico, Martín Bauer, y el Director Gral. Administrativo, Claudio Montemurro», concluye el escrito.

En cuanto a los efectos del decreto en el Teatro, desde la asamblea indicaron que no afecta los puestos de trabajo ni el funcionamiento, aunque cayó mal la nula comunicación del gobierno antes de implementar los cambios.

Repudios por la modificación en el Archivo

A lo largo de esta semana se replicaron los rechazos a los cambios que introdujo Vidal en el Archivo Histórico de la provincia. En el Decreto 1345/19, suprimió el Archivo de la estructura orgánico funcional del Ministerio de Gestión Cultural. La medida le resta estatus, y por lo tanto capacidad y autonomía operativa para administrar sus recursos.

«Esta decisión pone en riesgo el patrimonio de los y las bonaerenses desjerarquizando lo más importante que tiene un pueblo, que es su cultura y su identidad», señalaron los diputados bonaerenses del Bloque UC-FPV-PJ a través de un proyecto de declaración firmado por una decena de legisladores.

«Esta decisión pone en riesgo el patrimonio de los y las bonaerenses desjerarquizando lo más importante que tiene un pueblo, que es su cultura y su identidad», señalaron los diputados bonaerenses del Bloque UC-FPV-PJ.

La Defensoría del Pueblo de la provincia y el Departamento de Historia de la Facultad de Humanidades de la UNLP también mostraron su descontento con la medida.

Las críticas se fundan en el prestigio del Archivo y en el patrimonio cultural que representa. Es el más importante después del Archivo de la Nación. Funciona desde 1925 y preserva documentos originales. Cuenta con dos millones de documentos que abarcan desde mediados del siglo XVII al XX, una biblioteca de 13.000 volúmenes y además 220 publicaciones editadas.